<!-- --><style type="text/css">@import url(https://www.blogger.com/static/v1/v-css/navbar/3334278262-classic.css); div.b-mobile {display:none;} </style> </head><body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6859923\x26blogName\x3dLos+hijos+del+Pat%C3%B3n\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://rorrobb.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://rorrobb.blogspot.com/\x26vt\x3d4724093474609162902', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

25.8.05

Sobre la explosión de Martínez

En el juego de anoche, Víctor Martínez conectó de 3-3, con su cuadrangular #17 de la campaña, y empujó dos anotaciones, para llegar a 62 en el año. Está bateando para .283/.356/.457.

Nada mal, considerando que estamos hablando de alguién que durante los dos primeros meses del año conectó apenas 33 hits en 157 turnos (.211) con 4 jonrones y 15 empujadas. Hubo una semana en el mes de mayo en la que Martínez ni siquiera bateaba su peso: su promedio rondó los .194 puntos, y su peso es de 195lbs.

Pero algo sucedió durante el mes de junio que hizo reaccionar al criollo y no solo hizo que volviera a su forma normal, sino que lo puso en un nivel simplemente estelar. El mal comienzo de Martínez esconde el descomunal despertar que tuvo y que parece señalar que, de mantenerse sano, la temporada que viene puede ser muy especial.

Las marcas hasta el juego de anoche son bastante buenas, y las proyecciones indican que debe terminar con numeritos muy parecidos a los del 2004. Pero si vemos el detalle de lo que ha hecho en estos últimos dos meses y medio, nos daremos cuenta que en este momento, Martínez es el mejor catcher de las Grandes Ligas, al menos ofensivamente hablando.

El día 17 de junio, Martínez conectó de 2-1 frente a los Diamantes de Arizona, para subir su promedio a .212. Allí arrancó una seguidilla de 17 partidos conectando de hit, período en el que bateó para .358 (24 hits en 67 turnos). Cuando finalmente se fue en blanco, el 7 de julio frente a los Yankees de New York, su promedio había llegado hasta .243 -- una diferencia de 31 puntos en un lapso de medio mes.

Luego de esa racha, el criollo cayó en un leve slump que no duraría por mucho. En los próximos cinco partidos batearía de 12-2 (.167) para caer a .240. Pero luego de ese pequeño bajón, Martínez explotó definitivamente y no ha parado para mirar atrás: desde el 17 de julio batea para .379 (50 hits en 132 turnos) con un slugging de .621 y un promedio de embasado de más de .431.

En ese lapso de 34 encuentros jugados ha conectado 8 cuadrangulares, anotado 21 carreras y empujado 27. Ha tenido 6 encuentros de 3 hits, 10 de 2 hits y otros 12 con un imparable, lo que quiere decir que solo se ha ido en blanco en 6 juegos. Hiló una seguidilla de 13 encuentros conectando de hit entre el 31 de julio y el 16 de agosto, y otra de siete partidos entre el 23 y el 29 de julio. A la fecha de hoy tiene cuatro encuentros seguidos en los que ha bateado de hit, promediando .438 (7 hits en 16 turnos), incluyendo 3 vuelacercas y 6 empujadas.

Cuando aún restan 40 partidos para que termine la temporada, es un poco optimista esperar que el careta criollo mantenga este endemoniado ritmo, pero si lo hiciera, estaría cerrando el año con 25 cuadrangulares y 91 empujadas, con un promedio de .306/.373/.497 y un excelente OPS de .870.

Estos numeritos me hacen pensar que el año que viene puede ser muy bueno, ya que Martínez está entrando en la mejor edad para los peloteros (cumple 27 en diciembre) y si su tope como jugador se parece a lo que ha hecho en estos últimos 34 encuentros, podemos esperar no solo una, sino hasta dos y tres temporadas fenomenales de parte del criollo.

Estadísticas e imagen cortesía de Béisbol Report


comentarios: Publicar un comentario

Regresa a la página anterior...