<!-- --><style type="text/css">@import url(https://www.blogger.com/static/v1/v-css/navbar/3334278262-classic.css); div.b-mobile {display:none;} </style> </head><body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6859923\x26blogName\x3dLos+hijos+del+Pat%C3%B3n\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://rorrobb.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://rorrobb.blogspot.com/\x26vt\x3d4724093474609162902', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

29.8.04

Batalla de lanzadores criollos

En la noche de hoy, 29 de agosto, los Angeles de Anaheim dejaron en el campo a los Mellizos de Minnesota por score de 4 a 2, resultando como vencedor Francisco Rodríguez (2-1), quien lanzó los dos últimos innings en relevo de Kelvim Escobar, quien había abierto el partido y laborado por espacio de siete entradas, permitiendo dos carreras limpias y ponchando a nueve contrarios.

Como perdedor resultó Juan Rincón (10-6), quien permitió jonrón con un hombre en base a Adam Kennedy en la parte baja del noveno. Rincón había entrado en relevo de Carlos Silva, quien lanzó cinco entradas, saliendo a causa de molestias en el cuello.

En total, los criollos lanzaron 15.1 de las 17.1 entradas jugadas en el partido - dos de ellos abrieron y dos de ellos lo terminaron. Creo no equivocarme al asegurar que es la primera vez que esto sucede.

En esas 15 entradas y un tercio, los Venezolanos permitieron cinco carreras limpias, 10 hits, otorgaron 2 boletos y poncharon a 17 rivales (resaltando Rincón, quien sacó los cuatro outs por la vía del ponche).


3000 ponches

5.714 - Nolan Ryan
4.672 - Roger Clemens (¿activo?)
4.629 - Randy Johnson (activo)
4.136 - Steve Carlton
3.701 - Bert Blyleven
3.640 - Tom Seaver
3.574 - Don Sutton
3.534 - Gaylord Perry
3.509 - Walter Johnson
3.342 - Phil Niekro
3.287 - Greg Maddux (activo)
3.192 - Fergie Jenkins
3.117 - Bob Gibson
3.116 - Curt Schilling (activo)
3.031 - Pedro Martínez (activo)
3.006 - John Smoltz (activo)

Del grupo de los 3.000, el único que no está en el Salón de la Fama (además de los aún activos) es Bert Blyleven (no ha obtenido suficientes votos para entrar, y probablemente no entre nunca, cosa que es una injusticia del tamaño de una casa)

Etiquetas: ,



500 jonrones

762 - Barry Bonds (¿activo?)
755 - Hank Aaron
714 - Babe Ruth
660 - Willie Mays
613 - Ken Griffey jr. (activo)
609 - Sammy Sosa
586 - Frank Robinson
583 - Mark McGwire
573 - Harmon Killebrew
569 - Rafael Palmeiro
563 - Reggie Jackson
553 - Alex Rodríguez (activo)
548 - Mike Schmidt
543 - Jim Thome (activo)
536 - Mickey Mantle
534 - Jimmie Foxx
527 - Manny Ramírez (activo)
521 - Frank Thomas (activo)
521 - Ted Williams
521 - Willie McCovey
512 - Ernie Banks
512 - Eddie Mathews
511 - Mel Ott
504 - Eddie Murray
500 - Gary Sheffield (activo)

Etiquetas: ,



300 victorias

510 - Cy Young
417 - Walter Johnson
373 - Pete Alexander
373 - Christy Mathewson
364 - Pud Galvin
363 - Warren Spahn
361 - Kid Nichols
348 - Roger Clemens (¿activo?)
342 - Tim Keefe
333 - Greg Maddux (activo)
329 - Steve Carlton
328 - John Clarkson
324 - Nolan Ryan
324 - Don Sutton
318 - Phil Niekro
314 - Gaylord Perry
311 - Tom Seaver
309 - Charley Radbourn
307 - Mickey Welch
300 - Lefty Grove
300 - Early Wynn

Activos más cercanos
290 - Tom Glavine
280 - Randy Johnson
239 - Mike Mussina

Del grupo de los 300, no hay ningún lanzador (salvo los aún activos) que no esté en el Salón de la Fama

Y el Venezolano con más victorias: Freddy García con 116, lo que no lo lleva ni al Top 450 todavía...


3.000 hits

4.256 - Pete Rose
4.189 - Ty Cobb
3.771 - Hank Aaron
3.630 - Stan Musial
3.514 - Tris Speaker
3.419 - Carl Yastrzemski
3.418 - Cap Anson*
3.415 - Honus Wagner
3.319 - Paul Molitor
3.315 - Eddie Collins
3.283 - Willie Mays
3.255 - Eddie Murray
3.242 - Nap Lajoie
3.184 - Cal Ripken jr.
3.154 - George Brett
3.152 - Paul Waner
3.142 - Robin Yount
3.141 - Tony Gwynn
3.110 - Dave Winfield
3.055 - Rickey Henderson
3.053 - Rod Carew
3.023 - Lou Brock
3.020 - Rafael Palmeiro (¿activo?)
3.010 - Wade Boggs
3.007 - Al Kaline
3.000 - Roberto Clemente

Activos más cercanos
2.930 - Craig Biggio
2.841 - Barry Bonds

Del grupo de los 3.000, los únicos que no están en el Salón de la Fama son: Pete Rose (inelegible), Cal Ripken jr. (elegible en 2007), Tony Gwynn (elegible en 2007) y Rickey Henderson (elegible en ¿2009?). Con Palmeiro habrá que esperar a ver qué pasa...

Y el Venezolano con más hits:
Luis Aparicio ocupa la posición 58 de todos los tiempos con 2.677. Entre los activos lidera Omar Vizquel con 2.472, buenos para ocupar la posición 85 de todos los tiempos

* Incluye los hits conectados en la Asociación Nacional entre 1871 y 1875


28.8.04

Maicer Iztúris es el #167

El SS Maicer Iztúris se convirtió ayer 27 de agosto de 2004 en el Venezolano #167 en jugar en la Gran Carpa, al debutar en partido que los Expos de Montreal ganaran 10 a 3 frente a los Padres de San Diego.

Maicer, quien se fue de 3-1, con una carrera anotada como octavo bate, se une de esta manera a su hermano César Iztúris, paracorto titular de los Dodgers de Los Angeles.

Si quieres ver la lista completa de Venezolanos, haz click aquí



27.8.04

Víctor Martínez lidera a los Indios con sus saludos...

Antes de cada juego y después de haber calentado en el bullpen con el pitcher del día, el catcher de los Indios, Víctor Martínez, camina hacia el dugout y le da la mano a cada uno de sus compañeros de equipo. Cada saludo es diferente, 24 saludos para 24 jugadores, todo faltando pocos minutos para que comience el partido.

"Es su manera de poner a todo el mundo a tono", dice el segunda base Ronnie Belliard. El pitcher C.C. Sabathia dice "conmigo, es solo un 'high-five' porque soy muy alto. Dice que está preparando uno nuevo para mi. Siempre está lleno de energía." El outfielder Matt Lawton se ríe, "estoy sorprendido de que pueda recordarse de todos. Estoy seguro de que debe usar los mismos saludos en su equipo de la liga de invierno, probablemente el mio es el mismo que el del jardinero izquierdo de su equipo en Venezuela. Gritamos cada vez que nos damos la mano. No tengo idea de lo que decimos, porque es en español."

Español o inglés, 'high-fives' o 'low-fives', esta es una de las maneras de Martínez de liderar al equipo. Los Indios son un equipo joven que está aprendiendo, y que son muy buenos y muy malos a la vez, tal como demostraron recientemente cuando ganaron 10 de 11 para colocarse a un solo partido de los Mellizos de Minnesota, líderes de la división, para luego perder 9 de 10 para caer a 8 juegos de distancia. Los Indios necesitan a un líder, y Martínez, de 25 años, llegó al spring-training y comenzó a serlo. "Hablamos con el antes de que comenzara la temporada," comenta el manager Eric Wedge. "El estuvo de acuerdo. Es muy asertivo. Es algo muy raro que un jugador tan joven sea un líder tan rápidamente."

Martínez lidera con su juego. Hasta el día miércoles 25 de agosto, bateaba para .287 con 20 jonrones, 93 carreras impulsadas, 30 dobles, .510 de slugging y casi tantos boletos (49) como ponches (52). Empujó 63 carreras en la primera mitad de la temporada, siendo el receptor más joven desde Mike Piazza en el 94 en acumular tantas rayitas al momento del Juego de las Estrellas, del que también formó parte. "Desde que lo pusieron como cuarto bate me ha estado matando. Me tiene corriendo cada vez que me embaso," se burla Lawton. "Estoy muy viejo para eso."

Cuando un catcher es así de productivo, bateando en la mitad del line-up, eso es un bono para el equipo. Cuando un receptor es así de productivo, y además es el líder, eso es un bono doble. Los expertos pueden asegurar que tener a un catcher como líder del equipo es ideal, ya que los jugadores de esa posición suelen estar bien compenetrados con el juego, y porque la fortaleza -- o debilidad, en algunos casos -- de un receptor, definen el ritmo que seguirá el equipo.

Un catcher no puede liderar apropiadamente si no es bueno detrás del plato, o si no se preocupa en llevar las riendas del juego. "El ser un catcher defensivo ha sido muy especial para mi," dice Martínez, quien recibe apoyo diariamente de cuatro de los coaches del equipo que fueron receptores, incluyendo al propio Wedge. "Incluso si bateo de 4-0, pero ayudé al lanzador es día, entonces ayudé al equipo. Lo que me hace más feliz es estrechar la mano de un lanzador luego de que haya tenido un buen juego."

Martínez demostró su liderazgo en un juego el 3 de agosto, en Toronto. El relevista Rick White, uno de los poco veteranos en el equipo, dejó anotar la carrera de la ventaja con una base por bolas en el octavo inning. El lanzamiento estuvo muy cerca de la zona de strike, pero el umpire Marvin Hudson cantó bola (fue un poco bajo). White se agitó y comenzó a gritarle a Hudson. Martínez apoyó a su lanzador, discutió con el umpire y terminó siendo expulsado del partido. Puede ser que no haya ayudado en ese juego en particular, pero seguramente le hizo ganarse el respeto de sus compañeros de equipo. Así es Martínez, más maduro que lo que sus años indican, pero con un espítiru alegre para con sus compañeros, ya sea estrechando sus manos, o bromeando al lanzar con la mano izquierda -- Martínez es ambidiextro. Esa personalidad es una de las razones por la que los Indios están considerando romper con su 'tradición' y ofrecerle al receptor un contraro multianual en el invierno, aún a pesar de que esta es apenas su primera temporada como titular. "Lo que más me gusta de el es que está dispuesto a aprender," dice el catcher de los Tigres de Detroit, Iván Rodríguez. "El es como era yo a su edad, siempre escuchando." En el spring training, Martínez se le acercó a Rodríguez, su ídolo, estrechó su mano. "Yo soy Víctor, soy catcher," dijo. "No creo que supiera quien yo era."

Rodríguez sí lo sabía. Y ahora todo el mundo sabe quién es él. Y todos los jugadores de los Indios conocen su saludo.

Traducción de este artículo de ESPN.com


26.8.04

20 x 6

Luego de la actuación de anoche de Carlos Guillén, ya suman seis los peloteros criollos con por lo menos 20 cuadrangulares en una temporada. Alex González se mantiene apenas a dos vuelacercas de colarse en ese mismo club, y si Ramón Hernández logra conectar siete jonrones en los 40 partidos que restan de temporada, serían 8 los nativos con dos decenas de batazos para la calle.

Además del jonrón, Guillén conectó su décimo triple del año, convirtiéndose de esa manera en apenas el tercer Venezolano en tener al menos 10 dobles, triples y jonrones en una misma temporada. Antes lo habían logrado César Tovar en 1970, y Bob Abreu quien lo hizo en dos oportunidades, en 1999 y 2000.


25.8.04

Récords de Venezolanos: Juegos Lanzados

Más juegos lanzados en una temporada:
81 - Ugueth Urbina 2005
77 - Juan Rincón 2004
75 - Kelvim Escobar 2002
75 - Juan Rincón 2005
75 - Juan Rincón 2006
72 - Ugueth Urbina 2003
72 - Giovanni Carrara 2005
71 - Ugueth Urbina 1999
69 - Francisco Rodríguez 2004
69 - Francisco Rodríguez 2006
Más juegos lanzados de por vida (al cierre de 2006)
583 - Ugueth Urbina (¿Activo?)
403 - Tony Castillo
392 - Omar Daal
379 - Kelvim Escobar (Activo)
355 - Wilson Alvarez
338 - Jorge Julio (Activo)
313 - Giovanni Carrara (Activo)
299 - Juan Rincón (Activo)
287 - Richard Garcés
268 - Francisco Rodríguez (Activo)
258 - Alejandro 'Patón' Carrasquel
252 - Freddy García (Activo)
228 - Manuel Sarmiento
226 - Carlos Silva (Activo)
218 - Johan Santana (Activo)
Y entre los demás activos están:
205 - Rafael Betancourt (Relevista)
174 - Víctor Zambrano (Abridor)
167 - Carlos Zambrano (Abridor)
151 - Tony Armas jr. (Abridor)
131 - Geremis González (Abridor)
Si quieres ver los demás Récords de Venezolanos, revisa la lista completa.

Si ves algún error o alguna inconsistencia, escríbeme aquí


24.8.04

¡Santana alcanza los 200 ponchados!

Johan Santana alcanzó ayer la cifra de 200 ponches, al abanicar a 11 de los bateadores de los Rangers de Texas en partido en el que los Mellizos de Minnesota ganaran por score de 7-4. Esta fue la décima vez este año que el zurdo Merideño abanica a 10 o más contrarios.

Santana se convierte de esta manera en el primer Venezolano en alcanzar la doble centena de ponches en una sola temporada y continua expandiendo su récord como el criollo con más abanicados en un año.

Además, es el primer pitcher de la Americana en llegar a esta cifra en esta temporada. La proyección nos dice que debe terminar la temporada con alrededor de 255 ponches, y de mantenerse, se convertiría en apenas el segundo pitcher de los Mellizos en quedar líder en este departamento (el otro fue el Cubano Camilo Pascual, quien lo logró del 61 al 63).

Para la fecha de hoy, Santana es líder de la Liga Americana, superando a su más cercano seguidor, Pedro Martínez, por 27 abanicados. Adicionalmente, se ubica en segundo lugar en efectividad con 3.13 y cuenta ahora con un impresionante WHIP de 0.99, la mejor de la Americana.

Una nota adicional: además de tener a Santana de líder ponchador, Freddy García es tercero con 152 y Kelvim Escobar es quinto con 139. En la Nacional Carlos Zambrano está en la octava posición con 151. Y algo que resulta realmente impresionante es que Francisco Rodríguez actualmente comparte la 24va posición entre los ponchadores del joven circuito con 99 abanicados a pesar de haber lanzado solo 65 innings, o lo que es lo mismo, 54 menos que cualquiera de los lanzadores que están por delante de él en la lista. Su Kp9 es un estratosférico 13.71


22.8.04

Los Yankees no pueden con los pitchers criollos

A pocos días de haber sido retenidos por los lanzamientos de Johan Santana, los Yankees de New York, dueños del mejor récord de la Liga Americana, cayeron ante Kelvim Escobar, quien los mantuvo a raya por espacio de 7 entradas.

El derecho de los Angelinos limitó a los Mulos a 3 hits y 2 carreras, resultadas de dobles consecutivos de Bernie Williams y Gary Sheffield. Escobar dejó embasar a cuatro contrarios por la vía del boleto, a la vez que eliminaba a 8 de ellos con ponches.

Su récord es ahora de 8 ganados y 9 perdidos, con una efectividad de 4.11 y 139 ponches.


20.8.04

Mal momento para ser un manager Venezolano

En estos momentos, Oswaldo Guillén se encuentra en medio de una suspensión que fue extendida de dos juegos a cuatro, por haber discutido "exageradamente" con el umpire Hunter Wendelstedt, y luego haberlo llamado mentiroso. Esta suspensión trae consigo el pago de una multa de $2.000.

Por si fuera poco, Guillén pasó la noche del martes en un hospital, siendo atendido por un cálculo renal.

Por su parte, Alfredo Pedrique lleva un récord de 8 ganados y 35 perdidos (el equipo lleva un total de 37-85), o lo que es lo mismo, solo ha podido salir victorioso en el 18,6% de los juegos. Este es sin duda el peor récord para un manager esta temporada, y pone en duda que Arizona decida mantener al criollo en esa posición para el próximo año.


19.8.04

Santana sigue y sigue...

A pesar de todo lo que han logrado Wilson Alvarez y Freddy García, nunca creí, sinceramente, que un lanzador Venezolano tuviera una probabilidad más que remota de alzarse con un Cy Young...hasta que Johan Santana "despertó" hace tres meses de su mal comienzo de temporada para convertirse en el pitcher más dominante de la Liga Americana.

...antes de seguir hablando de Santana, debo mencionar que García en dos oportunidades estuvo entre los diez primeros en la votación para el Cy Young - 9no en 1999 y 3ro (!) en 2001 (ese año fue primero en efectividad e innings lanzados, cuarto en victorias y segundo en blanqueos). Por su parte, Wilson nunca ha estado entre los diez con más votos recibidos...

Volviendo a Santana, después de empezar el año con un récord de 2-4 ha ganado 11 de las últimas 13 decisiones, ha bajado una efectividad que rondaba los 5.00 hasta llegar a 3.23 (segundo en la liga) y ha tomado cómoda posesión del liderato de ponches con 196 hasta la fecha (por cierto, un récord para lanzadores criollos). Además de eso, es primero en la liga en WHIP (1.00) y en promedio de bateo en contra (.205)

No solo ha ganado cinco partidos en fila, sino que desde el Juego de Estrellas tiene récord de 6-0 con efectividad de 1.83 y 62 ponches en 49.1 entradas (11.31 Kp9). En esos partidos salió victorioso frente a reconocidos lanzadores como Pedro Martínez, Mike Mussina y Tim Hudson.

Y como si todo esto fuera poco, Santana ha apuntalado a una rotación que mantiene a Minnesota en medio de la pelea por el banderín de su división.

Hasta la fecha, el Pronosticador de Cy Young lo coloca en 5to lugar, detrás de Mariano Rivera, Francisco Cordero, Mark Mulder y su compañero de equipo Joe Nathan, pero históricamente a los relevistas no les ha ido tan bien en la votación, por lo que pudiéramos pensar que la carrera es entre nuestro zurdo y el zurdo de los Atléticos de Oakland (quien lidera la liga en victorias, innings y juegos completos).


18.8.04

Nuevas Estadísticas: WHIP - Embasados por Inning Lanzado

Otra de las estadísticas poco conocidas utilizada para medir el rendimiento de los lanzadores es la llamada WHIP, o Embasados por Inning, que mide la cantidad promedio de contrarios que se embasan por inning lanzado.

La versión más comúnmente utilizada es la llamada simple, puesto que solo incluye a los contrarios que se hayan embasado por hits o por bases por bolas, y no toma en cuenta los casos en los que alcancen alguna almohadilla por pelotazos, errores, fielder's choice, sacrificios, etc.

En este sentido, la fórmula resulta bien sencilla y es de la siguiente manera:
WHIP = (H + BB) / IP
El ideal de este indicador es que el resultado se aproxime o esté por debajo de uno (1), ya que esto implicaría que se embasa un solo contrario por inning.

Entre los Venezolanos tenemos (al menos 100 IP - al 16.08.04):
0.99 - Francisco Rodríguez (Activo)
1.21 - Ugueth Urbina (Activo)
1.23 - Manuel Sarmiento
1.26 - Johan Santana (Activo)
1.29 - Freddy García (Activo)
1.31 - Luis Aponte
1.33 - Richard Garcés
1.33 - Carlos Zambrano (Activo)
1.34 - Julio Machado
1.33 - Juan Rincón
Y el resto de los activos es:
1.36 - Antonio Armas jr.
1.38 - Jorge Julio
1.38 - Wilson Alvarez
1.40 - Geremis González
1.41 - Omar Daal
1.43 - Carlos Silva
1.45 - Kelvim Escobar
1.48 - Juan Carlos Púlido
1.49 - Carlos E. Hernández
1.56 - Víctor Zambrano
(lamentablemente, me ha resultado difícil conseguir información histórica de esta estadística, a pesar de que un gran número de sites y analistas lo consideran entre los mejores para medir la efectividad de los lanzadores. curioso)

Si quieres ver la lista completa de Nuevas Estadísticas, haz click aquí


17.8.04

Récords de Venezolanos: Bases Robadas

Más bases robadas en una temporada:
66 - Roger Cedeño 1999
57 - Luis Aparicio 1964
56 - Luis Aparicio 1959
55 - Roger Cedeño 2001
53 - Luis Aparicio 1961
51 - Luis Aparicio 1960
45 - César Tovar 1969
43 - Omar Vizquel 1997
42 - Omar Vizquel 1999
41 - David Concepción 1974
Más bases robadas de por vida (al cierre del 2007):
506 - Luis Aparicio (Salón de la Fama)
380 - Omar Vizquel (Activo)
321 - David Concepción
296 - Bob Abreu (Activo)
226 - César Tovar
213 - Roger Cedeño
169 - Oswaldo Guillén
129 - Enzo Hernández
128 - Andrés Galarraga
125 - Víctor Davalillo
123 - Miguel Cairo (Activo)
117 - Luis Salazar
87 - Magglio Ordóñez (Activo)
85 - Melvin Mora (Activo)
78 - Luis Rivas
73 - Carlos García
72 - Endy Chávez (Activo)
62 - Carlos Guillén (Activo)
62 - César Iztúris (Activo)
56 - Jesús Marcano Trillo
Si quieres ver los demás Récords de Venezolanos, revisa la lista completa.

Si ves algún error o alguna inconsistencia, escríbeme aquí

Etiquetas: ,



16.8.04

10 victorias

Y así como hace unos días mencionaba la posibilidad de contar con un número récord de peloteros con más de 20 jonrones, desde ayer tenemos un nuevo récord de lanzadores con al menos diez victorias en una misma temporada.

En el juego de anoche de los Mellizos de Minnesota, el criollo Juan Rincón obtuvo su décimo triunfo del año, uniéndose de esta manera a Johan Santana, Carlos Zambrano, Víctor Zambrano, Carlos Silva y Freddy García para totalizar seis lanzadores.

El récord anterior se logró el año pasado cuando García, los dos Zambranos, Santana y Kelvim Escobar alcanzaron esa cifra.

Y hablando de Escobar, con un poco de esfuerzo y suerte, él también alcanzará la cifra si obtiene tres victorias más en lo que resta de temporada.

Nada mal para un país que "solo" produce shortstops...

Si quieres ver los récords de victorias para Venezolanos, haz click aquí


15.8.04

RBI Martínez

Apenas empuje una carrera más, Víctor Martínez empatará el récord de más empujadas para un receptor de los Indios de Cleveland, actualmente en posesión de Sandy Alomar jr. con un total de 83.

Como todavía quedan cerca de 50 juegos, es bastante probable que Martínez no solo rompa esta marca, sino que la extienda hasta llegar a las cien rayitas remolcadas. Casi nada...


14.8.04

Mano a mano criollo

Para hoy sábado está planificado un nuevo duelo entre lanzadores criollos, esta vez protagonizado por Tony Armas jr. por los Expos de Montreal y Carlos Enrique Hernández por los Astros de Houston.

Hernández estará haciendo su reaparición en la Gran Carpa luego de perder toda la temporada del 2003 por lesión, y de jugar este año en la sucursal AAA del equipo Texano.

Este será el tercer encuentro que es abierto por dos lanzadores Venezolanos esta temporada y el décimo sexto en la historia. Si quieres ver los lanzadores y los resultados de los quince encuentros anteriores, haz click aquí


13.8.04

20 jonrones

Esta cifra es emblemática para nuestros peloteros, siendo que aún se mantiene como el récord de más cuadrangulares conectados en una temporada de nuestra pelota profesional. Igualmente, este número también tiene algo de relevancia cuando hablamos de nuestros jugadores en las Grandes Ligas.

Ahora que Melvin Mora conectó su cuadrangular número 21 de la temporada, ya son tres los Venezolanos que han alcanzado dos decenas de vuelacercas este año. Los otros dos son Bob Abreu, que suma 25, y Miguelito Cabrera que lleva 23.

Y de no haber mayores problemas, slumps o lesiones, a este grupo se unirán en los próximos días Víctor Martínez (18), Richard Hidalgo (18) y Carlos Guillén (17), e incluso es posible que Alex González se pueda colar también de conectar los cuatro que le faltan.

De suceder esto, se estaría estableciendo un nuevo récord de más criollos con al menos 20 jonrones en una misma temporada (con o sin Alex González). El récord actual es de cinco y se alcanzó en la temporada del 2000 en la que Hidalgo conectó 44 veces, Magglio Ordóñez 38, Andrés Galarraga 28, y Abreu y Edgardo Alfonzo 25.

Además, se estaría incrementando el número de peloteros Venezolanos que haya alcanzado esa cantidad de cuadrangulares, que actualmente es de 9, incluyendo a los dos que lo hicieron por primera vez esta temporada, Cabrera y Mora. De llegar Guillén, Martínez y González, sería apenas la primera vez para cada uno de ellos. Para Hidalgo sería la tercera oportunidad que lo logra. En total, el que lo ha alcanzado en más oportunidades es Galarraga con 10 temporadas (incluyendo seis en fila), seguido por Antonio Armas y Abreu con seis (todas consecutivas), Ordóñez con cinco (su seguidilla se rompió este año con la lesión) y Alfonzo e Hidalgo con dos.

Si quieres ver los récords de jonrones para Venezolanos, haz click aquí


12.8.04

El descontrol de Zambrano

En varias ocasiones he hablado sobre el terrible descontrol que tiene Víctor Zambrano, e igualmente mencioné la posibilidad de que un cambio de equipo pudiera ayudarlos a mejorar esa falla tan grande.

El cambio lo consiguió hace poco menos de dos semanas cuando fue transferido a los Mets de Nueva York, equipo en el que trabaja el coach de pitcheo Rick Peterson, para muchos entendidos el segundo mejor en esa profesión (porque nadie se le acerca a Leo Mazzone, de los Bravos).

En el día de hoy, Zambrano obtuvo su segundo triunfo en igual número de intentos desde que llegó a la Gran Manzana para poner así su récord en 11-7, y entre los elementos resaltantes de su hasta ahora invicta actuación está que después de promediar 6,75 boletos por cada 9 innings lanzados (96 en 128 entradas), en sus primeros 12.1 episodios con los Mets solo ha otorgado 5 bases por bolas, o lo que es lo mismo, 3,65 por cada 9 entradas.

Si bien es cierto que estadísticamente hablando no sirve de nada comparar 128 innings contra apenas 12.1 (el diez porciento), es alentador ver como pareciera que Víctor ha encontrado en Peterson a un tutor que lo ayude a mejorar su control y hacerlo un mejor lanzador. El mismo coach dijo cuando lo consultaron sobre el cambio que trajo al criollo a los Mets que en "diez minutos" el podía "arreglar" a Zambrano.

Esperemos que continue con esta tendencia a mejorar, y que siga ganando...


Ledezma y Zambrano

Wilfredo Ledezma obtuvo ayer su primera victoria como abridor en las Grandes Ligas (y la quinta de su carrera), al lanzar 5.2 innings permitiendo 5 hits y 2 carreras limpias, a la vez que recetaba 2 boletos y 4 ponches.

La directiva de Detroit está muy contenta con el criollo, quien en sus tres últimas salidas ha demostrado que tiene el potencial para dejar de ser un prospecto y convertirse en una estrella establecida.

Entre los comentarios de sus compañeros de equipo, hubo uno en particular que me llamó la atención: "Los Tigres se la jugaron al contratar a Ledezma, y el les está demostrando que se sacaron el premio mayor".

Por su parte, Carlos Zambrano regresó de una ausencia obligada en castigo por una pelea que tuvo hace unas cuantas semanas, para maniatar a los Padres de San Diego durante 8 entradas en las que los limitó a 5 incogibles y una sola carrera. Su récord ahora es de 11-6 con una efectividad de 2.82 (quinta en la Nacional).

Lo único malo del juego de ayer es que a Zambrano lo dejaron hacer 124 lanzamientos, una cantidad demasiado elevada para un lanzador de la edad de Carlos. De hecho, su promedio en esta temporada es de 110.8 lanzamientos por partido, y eso ya es mucho. Esto tiene que ver con la mentalidad retrógrada de Dusty Baker y con el hecho de que no tienen un relevista intermedio efectivo. El tipo no parece darse cuenta de que no puede abusar así de sus lanzadores - Prior: lesionado, Wood: lesionado, Clement: inefectivo, hasta ahora se salvan Zambrano y Maddux, quien por ser veterano puede soportar un poco más que los brazos más jóvenes...

Como dato curioso, tanto Ledezma como Zambrano nacieron en el 81, de hecho se llevan solo cuatro meses y medio.


10.8.04

¿Quién es nuestro peor bateador?

Por cada Andrés Galarraga ganando un título de bateo, hay un Argenis Salazar luchando por mantenerse por encima de .200. Por cada Melvin Mora teniendo un .OPS de más de 1.000, hay un Enzo Hernández conectando un jonrón cada 1.000 turnos al bate. Por cada Bob Abreu recibiendo un boleto cada seis veces que le toca batear, hay un Alvaro Espinoza embasándose apenas el 25% del tiempo.

Casi siempre el interés está en saber quién es el mejor, ¿quién batea más? ¿quién conecta más jonrones?, pero rara vez nos preguntamos quién es el peor, ¿quién batea menos? ¿quién tiene menos poder?

Hay varios posibles 'sospechosos', incluyendo a los arriba mencionados, pero particularmente me interesa el caso de Henry Blanco quien actualmente se desempeña como segundo receptor de los Mellizos de Minnesota. Generalmente cuando se le menciona en un artículo, se suele hacer énfasis en su fildeo, o en su relación con los pitchers, y se trata de evitar tocar el tema del bateo -- a menos que la noche anterior haya conectado un batazo decisivo.

La razón por la cual la atención de los periodistas se enfoca en su mascota y no en su bate, es que Blanco es uno de los peores bateadores criollos que hayan llegado a las Grandes Ligas.

Si nos enfocamos solamente en el promedio al bate, el receptor posee la peor marca para un pelotero con al menos 1.000 turnos al bate. A la fecha (09 de agosto), Blanco ha conectado 315 hits en 1.447 turnos, para un pírrico promedio de .218 (.2177 para ser más precisos)
.2177 - Henry Blanco (Activo)
.2243 - Enzo Hernández
.2418 - Alex González (Activo)
.2493 - Tomás Pérez (Activo)
.2537 - Eduardo Pérez (Activo)
Pero para muchos analistas modernos, el promedio de bateo no es la mejor manera de medir el impacto de un pelotero - por ejemplo, el promedio vitalicio de Mark McGwire es .263, pero dudo que alguién diga que era un mal bateador.

Una manera más efectiva de medir el valor de un bateador es el .OPS, que no es más que la suma de su promedio de slugging (.SLG) y su porcentaje de embasado (.OBP). En este respecto, Blanco no queda tan mal parado, aunque igualmente sigue estando entre los cinco peores:
.549 - Enzo Hernández
.610 - Alvaro Espinoza
.625 - Oswaldo Guillén
.629 - César Iztúris (Activo)
.644 - Henry Blanco (Activo)
Blanco tiene un bajísimo .OPS, pero llama la atención que César Iztúris lo tenga aún más bajo. Esto demuestra que el promedio de bateo no nos dice nada realmente.

La ventaja de casi 100 puntos que le saca Blanco a Hernández en .OPS nos dice claramente cuál de los dos es el mejor bateador - a pesar de tener un promedio inferior, el careta es mucho más efectivo que el retirado campocorto. Esto se debe básicamente a que aunque Blanco conecta muy pocos hits, la proporción de extrabases es mayor que la de Hernández. Así mismo, la tasa mediante la cual Blanco recibe boletos es superior a la del campocorto (un boleto cada 9.8 turnos vs. uno cada 13.3). Esto parece indicar sin duda alguna que Hernández es nuestro peor bateador.

Pero surge ahora la pregunta ¿por qué aparece César Iztúris con un .OPS tan bajo si está bateando para .300? Es sencillo, antes de esta temporada, el promedio de bateo de Iztúris era de .246 (278 hits en 1131 turnos), por lo que es solo en el 2004 cuando tiene un promedio alto (por encima de .300, aunque solo levemente) y su promedio vitalicio ha subido apenas a niveles cercanos a .260. Pero lo que realmente afecta a Iztúris es su falta de poder y su incapacidad de conectar extrabases. Sus promedios de slugging nunca han superado los .400 puntos (ni siquiera esta temporada). Y otro defecto que tiene (igual que Oswaldo Guillén) es que no tiene paciencia, le hace swing a cualquier cosa. Esto no lo ayuda a obtener boletos, lo que hace que su promedio de embasado sea también bajo (nunca se ha mantenido por encima de .300). En conclusión, Iztúris es peor bateador que Blanco.

Esta situación tiende a confundir a mucha gente. ¿Cómo va a ser peor alguién que batea para .260 que uno que no llega ni a .220? Porque aunque Iztúris batea 'más seguido', sus conexiones no son tan importantes como las de Blanco. Ambos peloteros tienen una grave deficiencia para embasarse, de hecho, sus .OBP son prácticamente iguales, e indican que ninguno de los dos se embasa ni siquiera el 30% de las veces. Pero si vemos el slugging, nos damos cuenta de que el receptor le lleva cerca de 20 puntos al campocorto. De hecho, si comparamos los extrabases conectados por cada uno, nos damos cuenta de que Blanco aventaja enormemente a Iztúris; 38.73% de sus hits son extrabases, mientras que apenas 22.57% de los de Iztúris son para más de una base - casi el doble. Y de los extrabases conectados es particularmente llamativa la diferencia en jonrones: Blanco lleva 34 por 7 de Iztúris, a pesar de que este último ha consumido cerca de 130 turnos más en su carrera.

Habiendo realizado este análisis, obtenemos como resultado que a pesar de estar bateando para menos de .220 a lo largo de toda su carrera, Henry Blanco no es nuestro peor bateador. De hecho, es mejor que César Iztúris. El 'honor' de ser el peor bateador corresponde a Enzo Hernández -- con la aclaratoria de que si bajáramos el parámetro para incluir a los bateadores que han tenido apenas 500 turnos, encontraríamos que hay alguién que es incluso peor que Hernández. Se trata de Argenis Salazar. Angel, como lo conocían los Norteamericanos, solo llegó a consumir unos 886 turnos al bate, pero en ellos apenas logró conectar 188 hits, para un minúsculo promedio de .212 (.2122, para ser más precisos), y un risible .OPS de .500. De esos 188 incogibles, solo 41 fueron para extrabases (incluyendo dos cuadrangulares), o lo que es lo mismo, apenas el 21.81% (¡incluso menos que Iztúris!). Además de eso, Salazar se embasó por boleto solamente en 19 oportunidades (uno cada 48 turnos al bate), a la vez que se ponchaba 150 veces (uno cada seis turnos).


9.8.04

300 victorias: Maddux y ...¿Nadie más?

Con su victoria de la semana pasada contra los Gigantes, Greg Maddux se convirtió en apenas el vigésimo segundo lanzador en acumular 300 victorias de por vida. Hay dos maneras de ver esta información: la primera, y más común, es que luego de 19 temporadas haya llegado a 300 victorias. La otra, más negativa, es que luego de 19 temporadas apenas haya llegado a 300 victorias.

Maddux y Roger Clemens, quien alcanzó esta cifra durante la temporada pasada, bien pudieran ser los últimos lanzadores en mucho, mucho...muuuuucho tiempo en hacerlo. Ambos lanzadores han mantenido elevadísimos niveles de excelencia por prolongados lapsos de tiempo, y esa mezcla de talento con durabilidad es la que les ha permitido formar parte del club de las 300. Pero es justamente esa mezcla la que hace tan difícil que alguién más logre acompañarlos.

En el béisbol de Grandes Ligas hay varios números que solo con mencionarlos indican grandeza, longevidad, y en la mayoría de los casos, pertenecer al Salón de la Fama en Cooperstown. 300 victorias. 3000 hits. 500 jonrones. 3000 ponches. Y en la actualidad, de esas cuatro listas, la de las 300 victorias es la que se ha convertido en la más difícil de alcanzar. Fíjense en la cantidad de miembros de cada grupo en las últimas décadas:

CLUB           1960 1970 1980 1990 2000 2004

3000 Hits 7 7 14 15 22 25
300 Victorias 12 14 14 19 20 22
500 Jonrones 3 8 12 14 16 20
3000 Ponches 1 1 3 10 12 12

En otras palabras, desde 1960, 18 jugadores han alcanzado los 3000 hits (con Rafael Palmeiro y Roberto Alomar rondando entre los activos), 17 han conectado 500 jonrones (y si McGriff recibe un chance, a lo mejor llegan a 18), 12 han ponchado a 3000 contrarios (el propio Maddux debe estar haciéndolo el año que viene), pero apenas 9 lanzadores han alcanzado 300 victorias en ese lapso. Y en los últimos diez años solamente Maddux, Clemens y Nolan Ryan lo han logrado.

Ahora que Maddux llegó a 300 victorias, no hay nadie que se perfile con chance de hacerlo en los próximos años. El activo que se encuentra más cerca es el ex-compañero de Maddux, Tom Glavine, quien acumula 259. Luego vienen Randy Johnson (241), Mike Mussina (208), David Wells (206) y Kevin Brown (205). Ni Wells ni Brown tienen oportunidad alguna de llegar - les falta mucho y ambos tienen más de 38 años, y aunque los otros tres lanzadores pudieran tener alguna oportunidad, pareciera que la misma es tan reducida que será prácticamente imposible que lo logren. Johnson tiene 40 años, Glavine 38 y Mussina "apenas" 35, pero tendría que promediar 18 victorias por cinco años para llegar a 300 a los 40. Sin embargo, si estos tres lanzadores se mantienen jugando por suficiente tiempo como para acercarse a la barrera de las 300, digamos 285-290 victorias, los más seguro es que hagan lo imposible por seguir jugando para poder cruzarla - no nos extrañemos si vemos a Johnson pitcheando aún a los 45 años de edad...

¿A quién más se le puede dar algún chance? Pedro Martínez es el lanzador de menos de 35 años con más victorias - a los 32 ya acumula 177. Pero la frágil salud del Dominicano hacer dudar hasta a los más optimistas de que logre mantenerse con la constancia necesaria para sumar 123 victorias más en los 8 años que le restan antes de llegar a los 40 (15 por año).

Y es que sucede que debido a cómo trabajan las rotaciones de hoy en día, es realmente difícil para un lanzador abrir más de 35 partidos por temporada, y en consecuencia, ganar 20 de ellos. No quiero decir con esto que es imposible que alguién gane 20, sino que es muy complicado que lo haga (o que se acerque) constantemente a través de varios años.

No estoy diciendo con esto que más nadie llegará a 300 victorias, solo que será tan difícil, que probablemente pase mucho tiempo antes de que lo volvamos a ver. Y el pitcher que lo haga tendrá que ser uno de los mejores lanzadores que hayan pasado por las Grandes Ligas.

Habiendo ya "descalificado" a los actuales líderes Glavine, Johnson, Mussina y Martínez, deberíamos preguntarnos ¿Quién de los lanzadores más jóvenes tiene chance de llegar a 300 victorias? ¿Qué lanzadores de menos de 30 años pueden alcanzar este logro?

Para responder esas preguntas, debemos ubicarnos en lo que los dos últimos había hecho a cada edad (comparo a Maddux y Clemens, ya que son los dos ganadores de 300 que jugaron en la época más cercana a lo que jugarán estos peloteros).

        20 21 22 23 24 25 26  27  28  29

Clemens 0 9 16 40 60 78 95 116 134 152
Maddux 2 8 26 45 60 75 95 115 131 150
20 21 22 23 24 25 26 27 28 29
Clemens 0 9 16 40 60 78 95 116 134 152
Maddux 2 8 26 45 60 75 95 115 131 150
Seaver 0 0 16 32 57 75 95 116 135 146



Pareciera entonces que para llegar a 300 victorias hay que empezar temprano, tener unas 75 a los 25 años, y haber alcanzado 150 para cuando cumpla 30 años. ¿Quiénes de los activos tienen un comportamiento similar? Veamos la siguiente lista, comparándola con el promedio entre Clemens, Maddux y Seaver:

                 20 21 22 23 24 25 26  27  28 29

Roger/Greg/Tom 0 6 19 39 59 76 95 116 133 149
Jeremy Bonderman 6 12
Dontrelle Willis 0 14 21
C.C. Sabathia 17 30 43 49
Carlos Zambrano 1 5 18 28
Josh Beckett 0 2 8 17 21
Mark Buehrle 0 4 20 39 53 63
Johan Santana 0 2 3 11 23 34
Mark Mulder 0 0 9 30 49 64 79
Javier Vazquez 0 5 14 25 41 51 64 76
Tim Hudson 0 0 0 11 31 49 64 80 87
Freddy Garcia 0 0 0 17 26 44 60 72 81
Kelvim Escobar 0 3 10 24 34 40 45 58 64
Kevin Millwood 0 0 5 22 40 50 57 75 89 98
Esta lista incluye solo a los lanzadores con más victorias para cada edad, y a los tres Venezolanos con alguna oportunidad.

Jeremy Bonderman va más adelante que lo hecho por los tres grandes, pero esto se debe a que comenzó a lanzar a menor edad. Dontrelle Willis, el Novato del Año en el 2003, solo ha tenido dos temporadas - muy poco para establecer tendencias. Habrá que esperar todavía algunos años para ver si el desemepeño de estos dos lanzadores se mantiene en el ritmo necesario.

Luego viene C.C. Sabathia, quien de hecho lleva un mejor récord que el promedio de los tres ganadores de 300. Sabathia tiene diez victorias por encima. Pero realmente ¿cuánto chance tiene de obtener las 100 victorias que le faltan en los próximos seis años para mantenerse al paso? Tendría que promediar 16 o 17 victorias por año, algo que solo ha hecho una vez en su carrera.

Suponiendo que Sabathia sí lograra acumular las victorias y llegara a 149 al cumplir los 30 años. ¿Seguiría con chance? Veamos lo que hicieron Seaver, Clemens y Maddux después de cumplir esa edad:

         30 31 32 33 34  35  36  37  38  39  40  41

Clemens 11 20 30 40 61 81 95 108 128 141 158 176
Seaver 22 36 57 73 89 99 113 118 127 142 158 165
Maddux 15 34 52 71 90 107 123 139 155
Cómo se ve, aún si un lanzador logra mantener el ritmo durante los primeros diez años (hasta que cumpla 30), todavía tendrá que repetirlo en los segundos 10 años...hasta que cumpla ¡40!

Si esto no elimina las oportunidades de los pitchers actuales de llegar a 300, al menos las hace tan, pero tan difíciles que lo más probable es que el próximo ganador de 300 ni siquiera esté jugando en las Mayores en estos momentos. De hecho, quizás es momento de bajar un poco la barra y comenzar a considerar 250 victorias como un número "mágico" en lugar de 300. De esa forma, Glavine ya estaría por encima, Johnson llegaría el próximo año, Mussina en tres o cuatro temporadas, y Martínez en cinco o seis.

Para terminar, y solo por diversión, veamos dónde llegarían algunos pitchers si lograran promediar 15 victorias desde ahora hasta que cumplan 40 años (añadiendo las victorias que las proyecciones dicen para esta temporada):

302 - Martínez
298 - Sabathia
296 - Glavine
293 - Buehrle
289 - Mussina
289 - Mulder
286 - Zito
284 - Pettite
275 - Hudson
274 - Vázquez
271 - Hampton
269 - Millwood
269 - Wood
267 - García
266 - Radke
264 - Liván Hernández
262 - Santana
253 - Ortiz
250 - Colón
230 - Escobar
223 - Schilling


8.8.04

Johan Santana impone marca de ponches

Con su actuación en el juego de anoche en el que ponchó a 10 contrarios, el zurdo Johan Santana superó la marca de ponches para criollos que compartían Wilson Alvarez (1996) y Freddy García (2001) al sumar 183 abanicados en lo que va de temporada.

Lo más impresionante de esta hazaña no es que haya roto el récord, sino que todavía le quedan cerca de dos meses de campaña para seguir agregando víctimas y alejarse considerablemente como dueño único de la marca de más ponches en una temporada para un lanzador Venezolano.

En ruta a esta nueva marca, Santana ha ponchado a 10 o más bateadores un total de 9 veces, y mantiene un Kp9 de 10.36.

Entre las cosas que Santana ha logrado en via de romper este récord tenemos:

• Tuvo una seguidilla de 10 aperturas en las que lanzó al menos 6 innings, permitiendo menos de 4 hits o 2 carreras (seguidilla que se rompió con su último juego). Esta seguidilla es la más larga de los últimos 43 años.
• Tiene una seguidilla de 8 partidos con al menos 9 ponches.
• Entre los 9 partidos con 10 o más ponches, cinco de ellos fueron de forma consecutiva, y si bien no es la primera vez que se hace, Santana es solo el quinto lanzador en lograrlo en los últimos 20 años. ¿Los otros? Puro muerto: Randy Johnson (lo ha hecho siete veces), Pedro Martínez (seis veces), Curt Schilling (cinco veces) y Nolan Ryan (una vez).
• Durante el recién terminado mes de julio, Santana permitió apenas 14 hits en seis salidas, mantuvo a la oposición con un promedio de bateo de .095, y si agregamos la segunda mitad del mes de junio, en los últimos 83.1 innings que ha lanzado ha permitido solo 34 hits contra 112 ponches recetados.
• Para la fecha de hoy, Santana es líder de la Liga Americana, superando a su más cercano seguidor (Pedro Martínez) por 29 abanicados (por cierto que Kelvim Escobar y Freddy García están de cuarto y quinto, respectivamente). Además, es segundo en efectividad con 3.34 y primero en promedio de bateo contrario, limitando a sus enemigos a un rídiculo .203 ante sus lanzamientos.


6.8.04

La Tierra de OZ - segunda parte

Si quieres leer la primera parte, haz click aquí

Dos décadas después, Guillén se topó con una situación particular al tratar de hacerle entender sus ideas a Takatsu, su relevista Japonés. "Le dije a su traductor en el entrenamiento de verano, 'Quiero que le digas absolutamente todo lo que yo diga en las reuniones del equipo,'" dice Guillén. "Entonces un día, noté que el traductor se quedaba callado, así que le pregunté, 'Le dijiste todo lo que dije?' El responde, 'No.', le preguntó por qué, y me dice, "No tenemos esas palabras en Japonés.'"

Los ojos de Guillén se agrandan cuando cuenta esta historia. Actualmente, ya se sabe varias palabras en Japonés. "Solo las groserías," dice Takatsu.

'El gran comunicador' no quiere ver a sus jugadores en su oficina. No es de los que se sienta a esperar que vengan a preguntarle algo. Más bien le gusta pasársela en el clubhouse, hacer bromas en el gimnasio, jugar cartas en la parte de atrás del avión. Siempre le ha gustado la camaradería y no piensa que eso deba cambiar solo porque ahora es él quien llena el lineup todos los días. Luego de ser contratado, Ibis, su esposa por 21 años, le sugirió que se tomara una foto antes de comenzar la temporada y otra luego de terminarla. El le dijo, "No voy a cambiar."

Guillén admite que aún se está adaptando a la vida en el dugout. Se pasea, se queja, aplaude, impulsa, y cuando su abridor le da un boleto al primer bateador, su cara parece la de alguién que se acaba de comer un plato de ostras pasadas. "El cree que está jugando en lugar de estar dirigiendo," dice el shortstop Valentín. "Eso es bueno, porque sigue siendo el mismo tipo que se divertía jugando, jugando duro y agresivo. Esa es la manera en que dirige, y es por eso que estamos siendo exitosos."

Otra razón de ese éxito: a finales de junio, Williams obtuvo por la via del cambio al mejor amigo de Guillén, el derecho Freddy García, y nueve días después lo firmó por tres años a $27 millones. Guillén y García, quien ha ganado cuatro de los primeros seis juegos con el equipo, se conocen desde hace años y son vecinos tanto en Florida como en Venezuela. Lo que nos hace preguntar: ¿No es peligroso que el manager sea el mejor amigo de uno de sus peloteros? "Ozzie tiene un millón de mejores amigos," responde Williams. "Harold Baines es su mejor amigo. Yo soy su mejor amigo. Jerry Reinsdorf es su mejor amigo."

Posiblemente, pero solamente es García el que se está casando con una familiar de Guillén. "Cierto", dice Williams, "pero otro de sus mejores amigos, su ex-compañero Scott Radinsky, se caso con la hermana de su esposa." Así es en la Tierra de OZ, o eres su mejor amigo, o eres familia, o ambas cosas.

Pero familiares y amigos también pasan por momentos tensos. El 8 de julio, los Medias Blancas, inmersos en una seguidilla de cinco derrotas, perdían con Anaheim 8-5 en el octavo cuando Ozzie explotó. "Caí en shock," dice García. "Nunca lo había visto de esa manera. Comenzó a hablar muy duro."

Ese era solo el comienzo. "Les dije que estaba avergonzado por los fanáticos," cuenta Guillén. Frunce el entrecejo, los ojos casi cerrados y comienza a hablar lentamente para exagerar la palabra: a-ver-gon-za-do. A veces, cuando su deficiente inglés no es suficiente, sus muecas y movimientos completan la idea. "No sentí que mis jugadores tuvieran esa llama por dentro. Parecía que como que querían dejarlo para el próximo día. Yo no creo en eso. Eso me molesta realmente. Les dije 'parecen jugadores de los Criollitos.' Les dije, 'Puedo ser la persona más agradable o el peor cretino. Ustedes escogen.'"

Escogieron al tipo agradable, comenzando un rally de tres carreras luego de tener dos outs encima y ganando el partido en el noveno, para arrancar de esa manera una seguidilla de cuatro victorias. Después del juego, Guillén dijo de sus jugadores, "Deben darle gracias a Dios de que ganaron, porque si no les iba a tocar la reunión más larga de sus carreras. Ibamos a mandar a sus esposas de vuelta a casa, porque iba a ser una bien larga."

Desde entonce, los Medias Blancas y los Mellizos han continuado intercambiándose el primer lugar de la División Central unas 12 ó 13 veces -- y Guillén ha vuelto a divertirse. En Texas, para despistar al exageradamente detallista manager Buck Showalter, puso fotos de presos y las direcciones de correo electrónico de sus peloteros en el line-up. En Cleveland, cuando señaló con el brazo equivocado y el umpire Joe West lo obligó a traer al derecho Cliff Politte en lugar del zurdo Damaso Marte, quien ya había calentado el brazo, le dijo a West, "Tráeme al que quieras." Luego de que los Medias Blancas ganaran 3-0, Guillén se burló diciendo, "La próxima vez que salga al montículo voy a levantar los dos brazos a ver qué pasa."

Hace tiempo que no llama a sus hijos para saludarlos, pero esto es porque desde que terminaron las clases ellos han viajado con él. Ozzie Jr., 20, Oney, 18 y Ozney, 12, se uniforman todos los dìas, atrapan flys y fildean rollings. "Yo fui el bat-boy de los Marlins el año pasado," dice Ozzie Jr., "pero ahora mi papá es el jefe." Si buscas en el dugout, seguramente encontrarás cuatro camisas con el número 13.

Más allá de los chistes, el jefe se toma las cosas en serio. Se ha estado preparando desde que tenía 17 años y les decía a sus compañeros de equipo lo que tenían que hacer. Siempre le preguntaba a sus managers por qué habían tomado ciertas decisiones, especialmente a Bobby Cox. Y mientras era coach de tercera de los Expos y los Marlins durante los últimos tres años, dirigía al equipo en su mente. "Ozzie tiene talento natural," dice LaRussa. "Como jugador, el siempre entendió muy bien este juego, y siempre ha tenido cualidades de líder."

Guillén está enormemente honrado de ser el primer Venezolano en llegar a manager de las Grandes Ligas, y espera algún día ser comparado con gente como LaRussa y Cox. Quiere que los peloteros quieran jugar para el. "Esa es la meta de cualquier manager," dice. "Ese es el nivel al que quiero llegar."

Por supuesto, también quiere regresar a la Serie Mundial, donde terminó la temporada pasada con los Marlins. El apenas se imagina lo que significaría lograr lo mismo con sus adorados Medias Blancas. "Si ganamos," dice, "entonces Chicago se convertirá en una ciudad de Medias Blancas." Es posible que para alcanzarlo este año tenga que hacerlo sin sus dos bates más poderosos. Magglio Ordóñez pudiera perder el resto de la temporada con una lesión en la rodilla izquierda, y Frank Thomas estará fuera al menos hasta mediados de septiembre con una fractura. Su ausencia hace recordar a Guillén una de sus frases favoritas: "No puedes ganar el Kentucky Derby si vas montado en un burro." Pero no se queja.

"Después de ver lo que pasó el año pasado," dice Guillén, "cualquier cosa puede suceder. Cualquier cosa." Con Ozzie, eso se sobreentiende.


5.8.04

La Tierra de OZ

Traducción de un artículo aparecido en ESPN.com

Ozzie Guillén sale disparado del dugout como si se estuviera incendiando. Sus Medias Blancas han perdido tres de los últimos cuatro juegos en un viaje como visitantes y tienen una leve ventaja de 4-2 en el octavo inning sobre los Marineros. Con miras a las series de mediado de junio contra los Phillies y los Bravos, los patiblancos necesitan una victoria para mantener una ventaja de dos juegos sobre los Mellizos en la División Central de la Americana.

Guillén sube al montículo y llama a los infielders, incluyendo al shortstop José Valentín, quien está usando un micrófono para la transmisión televisiva de ESPN. Le quita la pelota al zurdo Damaso Marte y, mientras esperan a que llegue el relevista Shingo Takatsu desde el bullpen, comenta en su inglés con mucho acento, "Estoy cambiando al pitcher solo para salir en televisión, así mis hijos me pueden ver desde Florida."

Los jugadores se matan de la risa, y de pronto estamos viendo Bull Durham (la película con Kevin Costner y Susan Sarandon). O, mejor aún, Forrest Gump, porque Ozzie Guillén, el piloto novato de 40 años de los Medias Blancas es realmente como una caja de chocolates: a veces te toca con relleno suave, y otras veces te toca con una nuez.

"Esa es exactamente la personalidad que necesitamos," dice el gerente general Ken Williams, ex-compañero de Guillén con los Medias Blancas, y el hombre que lo contrató el pasado 3 de noviembre. Guillén reemplazó a Jerry Manuel, un hombre serio que estudia la filosofía de Gandhi. La pasividad del equipo hizo que lo despidieran. "El año pasado teníamos un equipo que podía llegar hasta el final," agregó Williams. "El problema estuvo en que jugaron con tensión."

Ese no es el problema con Ozzie. Entró en este negocio con su cabellera todavía muy negra, y pretende mantenerla de esa manera. "Quiero divertirme cuando vengo al trabajo, " dice Guillén, "y quiero que mis jugadores hagan lo mismo."

Incluso cuando pierden. Luego de una derrota 9-1 frente a los Mellizos el 22 de mayo, Guillén entró al clubhouse de visitante del Metrodome y subió al máximo el volumen del equipo de sonido. "Nunca había visto algo así," comentó el catcher suplente Sandy Alomar jr., un veterano de 15 temporadas. Otra cosa que Alomar vió por primera vez, cuando su manager se puso a bailar salsa con una periodista. "El dijo, 'No importa, suban el volumen del radio. Olvídense de esta noche, diviértanse, regresen y jueguen mañana."

Al día siguiente los Medias Blancas ganaron 17-7.

Para ayudarse a hacerlo bien en su primera gran contratación, Williams preparó 14 páginas de notas y entrevistó a varios candidatos por más de cuatro horas cada uno. El quería alguién con experiencia y que hubiera jugado en la post-temporada, posiblemente algún respetado veterano como Cito Gaston, para quien jugara en Toronto.

Afortunadamente para Guillén, un ex-shortstop que había sido coach, pero que no tenía experiencia como manager a ningún nivel, él no tenía idea de lo que le venía. "No tenía ni pista," dice. "Jugué para grandes managers como Jack McKeon, Bobby Cox, Jeff Torborg, Tony LaRussa, pero nunca les pregunté cómo eran estas entrevistas. Pensé que me iban a preguntar. 'Ok, hay hombre en primera y en segunda, y fulano viene a batear, qué haces en ese caso?'"

Guillén y Williams jugaron juntos para el Chicago de Jim Fregosi a mediados de los 80's, y han sido amigos desde entonces. En el verano del 89, fue el propio Guillén quien informó a Williams que había sido cambiado. "Ozzie estaba esperando en la puerte cuando llegué a casa, " dice Williams. "No le creí hasta que vi las lágrimas en sus ojos." Sin embargo, en los primeros 30 segundos de su encuentro el 29 de octubre del 2003, el entrevistador le dijo al entrevistado que estaba buscando a alguién que hubiera dirigido a un equipo. En otras palabras, a alguién más. El entrevistado respondió "Me necesitas!". "Bueno, algo así," dice Williams. "Pero no te puedo contar ni la mitad de lo que me dijo, porque no es apto para publicación."

A los pocos minutos, Williams dejó de lado las 14 páginas, y comenzaron a hablar de béisbol. En menos de dos horas, Guillén tenía el trabajo. "Lo contraté en el instante, " recuerda Williams. "El no lo sabía, pero ya estaba contratado." Cuando Guillén se enteró más tarde, le preguntó a Williams, "Entonces para qué me hiciste viajar a Chicago tres veces?"

Lo que finalmente convenció al gerente general fue la pasión de Guillén por los Medias Blancas. El jugó en el lado sur de Chicago por 13 años. Ganó el premio al Novato del Año en 1985, guió al equipo a los playoffs en el 93, fue tres veces al Juego de Estrellas y mantiene aún el mejor porcentaje de fildeo de cualquier shortstop que haya jugado para los Medias Blancas, incluso mejor que el de otro Venezolano, Luis Aparicio. Además de eso, trataba a los fans del Comiskey Park (hoy día U.S. Cellular) como si fueran de su familia, hablando con ellos antes, durante y después de cada juego, firmando autógrafos, asistiendo a almuerzos para los clubs de fans del equipo. "Después de Jerry Reinsdorf, " dice Guillén, refiriéndose al dueño dloe equipo, "Yo soy el fanático más grande que han tenido los Medias Blancas."

Eso explicaría por qué Guillén recibió la mayor ovación en el día inaugural de esta temporada. Los Medias Blancas son un claro segundo en la ciudad de los vientos, después de los consentidos Cachorros. Incluso son los segundos en incapacidad de ganar una Serie Mundial, habiendo ganado la última en 1917, mientras que los Cachorros no lo hacen desde 1908. Y mientras los Cachorros juegan a menos de diez millas al norte en un tesoro nacional, la casa de concreto de los patiblancos es conocida, no muy afectivamente, como "La Celda". "Los Cachorros tienen a Ernie Banks, Billy Williams y Ron Santo," dice Chris Zurowski, un super fanático de por vida de los Medias Blancas. "Nosotros tenemos solo a Dick Allen. Así que es muy importante para nosotros que Ozzie haya querido ser el manager de los Medias Blancas. El es un Media Blanca."

Otra cosa que ayudó a Guillén fue su experiencia como coach de tercera de los Marlins el octubre pasado cuando Steve Bartman se convirtió en un "santo patrono" de los Medias Blancas (nota del editor: Steve Bartman es el fanático que se agarró una pelota que iba a ser out, impidiendo que los Cachorros ganaran, y finalmente quitándoles la oportunidad de ir a la Serie Mundial). O que a la noche siguiente, antes del séptimo juego del playoff, hiciera la señal del ahogado para referirse a los Cachorros. O que después de que los Marlins ganaran, llamara a su ex-compañero Sammy Sosa al celular para burlarse. O que en una convención para fanáticos el invierno pasado comentara, "No quiero vencer a los Cachorros. Quiero matar a los Cachorros." Como dice el primera base de los Medias Blancas, Paul Konerko, "Tienes que aprender su idioma a medida que dice las cosas, pero logra hacerse entender."

Y siempre lo ha hecho. El consejero de los Medias Blancas, Roland Hemmond, quien fuera el gerente general que adquiriera a Guillén de los Padres de San Diego en 1984, cuenta una anécdota de la primera temporada de Guillén en la pelota profesional, cuando tenía 18 años, recién llegado de Venezuela: "Sandy Johnson, el director de scouts de los Padres, vino a ver al equipo y Ozzie lo llamó para decirle, "Hey, ven para mostrarte qué posición estoy jugando." Llevó a Johnson a un punto de la banca y le dijo, "Aquí es donde he estado jugando, en este preciso lugar." No tardó mucho tiempo antes de que estuviera jugando como titular. Esa es la manera de ser de Ozzie."


Mañana continuo con la segunda parte de este artículo, "La Tierra de OZ"...


4.8.04

¡Anaheim ofreció contrato a Galarraga!

Andrés Galarraga, 'El Gato', acordó con los Angelinos de Anaheim para jugar con su sucursal Triple A, Salt Lake, hoy miércoles.

Esta contratación abre las puertas para un pronto retorno del Venezolano a las Grandes Ligas, y a la oportunidad de conectar los dos jonrones que necesita para convertirse en el pelotero #38 en llegar a 400 vuelacercas.

Galarraga tendrá chance de subir al equipo grande en caso de que se lesione algún pelotero, o cuando llegue el mes de septiembre, en el que los equipos aumentan su roster activo a 40 peloteros.

Esta será la segunda oportunidad en su carrera que Galarraga juega en la Liga Americana, luego de una breve pasantía con Texas.


3.8.04

Récords de Venezolanos: Carreras Anotadas

Más carreras anotadas en una temporada:
123 - Edgardo Alfonzo 1999
123 - Bob Abreu 2007
120 - César Tovar 1970
120 - Andrés Galarraga 1997
119 - Andrés Galarraga 1996
118 - Bob Abreu 1999
118 - Richard Hidalgo 2000
118 - Bob Abreu 2001
118 - Bob Abreu 2004
117 - Magglio Ordóñez 2007
Más carreras anotadas de por vida (al cierre del 2007)
1.337 - Omar Vizquel (Activo)
1.335 - Luis Aparicio (Salón de la Fama)
1.195 - Andrés Galarraga
1.074 - Bob Abreu (Activo)
993 - David Concepción
861 - Magglio Ordóñez (Activo)
834 - César Tovar
777 - Edgardo Alfonzo ("Activo")
773 - Oswaldo Guillén
629 - Melvin Mora (Activo)
614 - Antonio Armas
598 - Jesús Marcano Trillo
595 - Carlos Guillén (Activo)
568 - Alfonso Carrasquel
531 - Richard Hidalgo
509 - Víctor Davalillo
478 - Roger Cedeño
466 - Alex González (Activo)
449 - Miguel Cabrera (Activo)
438 - Luis Salazar
Si quieres ver los demás Récords de Venezolanos, revisa la lista completa.

Si ves algún error o alguna inconsistencia, escríbeme aquí

Etiquetas: ,



2.8.04

Santana: Imbatible/Imbateable

Johan Santana volvió a ganar anoche, derrotando a los Medias Rojas de Boston y al estelar Pedro Martínez con score 4-3. El criollo puso así su marca en 10 ganados y 6 perdidos.

Santana lanzó por espacio de 8 entradas, permitiendo solo 2 hits, 2 carreras limpias, otorgando 1 boleto, y ponchando a 12 contrarios (octava vez esta temporada que abanica al menos a 10 en un partido), para quedar con 173 abanicados en lo que va de temporada. Santana necesitó 115 lanzamientos, de los cuales 73 fueron para strike.

...y esos 173 ponches lo ponen solamente a 8 de empatar la marca para un lanzador criollo, que comparten Wilson Alvarez y Freddy García, con 181, y que debe estar alcanzando en su próxima salida.

El zurdo Merideño ha ganado 8 de sus últimas diez decisiones, y ahora cuenta con 33 victorias en su carrera, buenas para un noveno lugar en la lista de pitchers Venezolanos



1.8.04

José Celestino López es el #166

El SS José Celestino López se convirtió en el Venezolano #166 en llegar a las Grandes Ligas luego de su debut en el juego en el que los Marineros de Seattle fueran derrotados en extra innings por Anaheim por score 9-8 ayer 31 de julio del 2004. López se fue de 5-0 como octavo bate de su equipo.

López fue subido en reemplazo de Ramón Santiago, quien no había estado dando resultados luego de haber sido transferido desde el Tacoma cuando se lesionó el lanzador Joel Piñeiro.

Si quieres ver la lista completa de Venezolanos, haz click aquí