<!-- --><style type="text/css">@import url(https://www.blogger.com/static/v1/v-css/navbar/3334278262-classic.css); div.b-mobile {display:none;} </style> </head><body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6859923\x26blogName\x3dLos+hijos+del+Pat%C3%B3n\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dTAN\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://rorrobb.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://rorrobb.blogspot.com/\x26vt\x3d4724093474609162902', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

31.12.04

Magglio y Cairo: destino desconocido

Ya Galarraga firmó. Hidalgo también. Wilson consiguió contrato por dos años. Y Johan espera sentado la oferta multianual que Minnesota le va a hacer.

Pero hay otros criollos que todavía no saben dónde jugarán en el 2005. Hay algunos que ni siquiera saben jugarán en el 2005.

Tenemos el caso de Miguel Cairo, a quien los Yankees dejaron ir, sustituyéndolo con Tony Womack, quien entra porque el equipo quería 'mejor la defensiva en esa posición'. Por un tiempo, Cairo parecía destinado a ser contratado por los Cardenales de St. Louis, lo que hubiera creado un curioso enroque entre equipos. Pero el equipo de los pájaros rojos prefirió ofrecerle un pacto de un año al veteranísimo Roberto Alomar, con lo que la contratación del criollo quedó descartada. Los últimos rumores dicen que los Mets estarían interesados en el Venezolano o en Enrique Wilson (a quien Cairo le quitó la titularidad con los Yankees), o que los Devil Rays de Tampa Bay también quisieran que Miguel formara parte de sus filas.

El caso de Magglio es enredado más por como lo ha manejado su agente, Scott Boras, que por otra razón. Ordóñez es uno de los jardineros más atractivos de esta post-temporada, capaz de conectar 35 jonrones y empujar 120 carreras, a la vez que batea para .300 con un OPS de más de .900. Pero su lesión del 2004 puso una gran interrogante sobre su futuro. Actualmente, los dos equipos con mayor opción para obtener sus servicios son los Cachorros y los Mets. Según las más recientes noticias, pareciera ser que Ordóñez se queda en Chicago, aunque en el equipo de la Nacional. Los Cachorros intentaron, sin suerte, cambiar al Dominicano Sammy Sosa y salieron del también isleño Móises Alou, quien ahora es un Gigante de San Francisco. Con la salida de ese toletero, el equipo busca reemplazarlo con otro bate de poder. Ya firmaron a Todd Hollandsworth, con lo que obtuvieron un bate zurdo, y ahora parecen enfocar sus miras hacia el bate derecho de Magglio. Por su parte, los Mets parecen haber salido de la carrera, al menos momentáneamente, al anunciar su interés en contratar al Puertorriqueño Carlos Beltrán. De no llegarse a dar esa negocación (que honestamente no creo que suceda), los Metropolitanos pudieran retomar su interés en el criollo.

Las conversaciones han tomado un descanso por celebrarse las fiestas de fin de año, pero se espera que las primeras dos semanas de enero sean bastante movidas.


30.12.04

Johnson por Navarro, cambio parejo

Tal como bromeaba Frank Pereiro en Béisbol Report, el cambio 'obviamente' no es solo por estos dos peloteros, pero al parecer, para los Dodgers de Los Angeles, contar con Dioner Navarro es casi tan importante como los es que los Yankees obtengan a Randy Johnson.

En los últimos desarrollos del que se ha ganado el nombre de 'El Cambio' de esta post-temporada, luego de que los Dodgers rompieran el acuerdo que hubiera mandado al gigante zurdo a los Mulos de New York y a Javier Vásquez a Los Angeles además de a otros 8-10 peloteros (dependiendo de quién lo contara), Arizona ha vuelto a conversar con la gente del Bronx y según se rumora en los círculos más enterados, la negociación ha tomado nueva vida, al punto de que es 'prácticamente un hecho' que Johnson se vista de rayas para la temporada que viene.

El cambio, según se escucha, se realizará de la siguiente forma: Johnson irá a los Yankees a cambio de Navarro, Javier Vásquez y otro prospecto (no han decidido cuál, pero Arizona ha indicado que 'no dejarán que esto sea un problema'), además de $8 millones. Posteriormente, Arizona utilizaría a Navarro y el dinero obtenido de los New Yorkinos, además de otro jugador más, para cambiarlos a Los Angeles por el outfielder Shawn Green.

Posteriormente, Arizona cambiaría a Vásquez a otro equipo, posiblemente Baltimore, a cambio de varios prospectos (siempre y cuando el Puertorriqueño no quiera permanecer con el equipo del desierto).

A mi parecer, este sería un cambio extraordinario para todos los involucrados. Los Yankees obtendrían al mejor zurdo de nuestra generación. Arizona conseguiría a un outfielder de poder, posiblemente se quede con un lanzador de mucho potencial y obtenga varios prospectos para armar un equipo a futuro. Los Dodgers solucionarían por muchos años su situación con la receptoría del equipo al obtener al super-prospecto criollo y saldrían de Green, cuyo contrato es muy costoso y con quien las relaciones no son las mejores. Y si Arizona rebota a Vásquez, entonces habrá otro equipo (ojalá y sea Baltimore) que consiga a un abridor que puede ser #1 en su rotación.

Desde mi punto de vista, esta situación es ideal para Navarro. A pesar de que sale de New York (me hubiera encantado que uno de los nuestros fuera parte de una dinastía Yankee), es casi seguro que no vaya a 'perderse en la oscuridad' que significa jugar para el peor equipo de las Grandes Ligas, sino que termine jugando para otra de las divisas clásicas del deporte, y con un rol casi asegurado de titular. Los Angeles tienen mucho interés en Navarro, porque ven en el la figura que les puede dar tranquilidad en la receptoría del equipo, además de ser un prospecto del que se espera mucho con el bate.

Se espera que en cualquier momento se comunique el acuerdo que confirme esta transacción.
Imágenes cortesía de: Béisbol Report



23.12.04

Ahora sí: Galarraga firma con los Mets

El Venezolano Andrés Galarraga firmó contrato de Ligas Menores con los Mets de New York, y recibirá la suma de $600 mil si llega a ser subido al equipo grande.

Esta será, en definitiva, la última temporada del Gato, quien estará buscando convertirse en el pelotero #39 que alcanza los 400 cuadrangulares. Adicionalmente, y de recibir más oportunidades de juego, podría convertirse en uno de menos de 100 jugadores que han alcanzado los 2400 hits en las Grandes Ligas.

Andrés estará de invitado en el spring training de los Mets, que comenzará en el mes de febrero, y de hacer un buen trabajo, pudiera quedarse en el roster de los 25. En caso contrario, deberá reportar al equipo Triple A y esperar a que se abra una oportunidad de ser llamado por el equipo grande.

Desde ya le deseo muchísima suerte a el Gato Galarraga, en su vigésima temporada...

Estadísticas e imágenes cortesía de: Béisbol Report



Se despeja el camino para Magglio: Alou es un Gigante

Los Gigantes de San Francisco, quienes han estado relativamente activos en esta post-temporada, ofrecieron un contrato de dos años por $13.25 millones al Dominicano Moises Alou para que se reuna con su padre, Felipe Alou, actual mánager de esa divisa.

La contratación del jardinero, que viene de conectar 39 jonrones la temporada pasada con los Cachorros, parece abrir un poco el camino para que el Venezolano Magglio Ordóñez firme con los Mets de New York o con los propios osesnos de la ciudad de los vientos.

Para nadie es secreto que los Cachorros están buscando salir de Sammy Sosa, y que ahora que ya no cuentan con Alou, necesitan urgentemente buscar otro bate para fortalecer a un relativamente débil line-up (sin Sosa, solo quedan Aramis Ramírez y Nomar Garciaparra con fuerza al madero). Aunque el equipo ha dicho en repetidas ocasiones que está buscando a un bateador zurdo, ahora se les hace más atractiva la posibilidad de contar con el criollo.

Por su parte, los Metropolitanos tenían a ambos jardineros en su lista de negociaciones, pero ahora que el Dominicano se fue para el equipo de la bahía, deben voltear su mirada hacia el Venezolano Ordóñez.

El otro equipo que ha mostrado interés en Magglio es Baltimore, divisa que anda a la caza de otro bate (no sé para qué), y que tiene su mira puesta en Ordóñez y en el mencionado Sosa.

Ordóñez se encuentra actualmente descansando y preparándose físicamente para realizar, en el mes de enero, demostraciones de su recuperación a los equipos que estén interesados en él. Según su agente, Scott Boras (el más 'fregado' de todas las Grandes Ligas), hay mucho optimismo y seguridad de que el criollo volverá a rendir al mismo nivel al que nos tiene acostumbrados.

Estadísticas e imágenes cortesía de: Béisbol Report



22.12.04

Cooperstown: Los cuatro métodos: Aparicio, Galarraga, Concepción, Guillén...

...Vizquel, Abreu, Ordóñez y Alfonzo

Si han venido leyendo este blog en las últimas cuatro semanas, sabrán que les presenté cuatro de los métodos que el Sr. Bill James utiliza para tener una mejor idea sobre si un pelotero se merece o no entrar en Cooperstown, en la casa de los inmortales.

Refrescando un poco la memoria, estos cuatro métodos son:
- Los estándares del Salón de la Fama
- El monitor del Salón de la Fama
- La tabla de similitudes
- La lista Keltner
Ahora bien, cuando presentaba cada uno de los métodos, utilizaba a Andrés Galarraga como ejemplo. Curiosamente (para mi, porque lo tomé como ejemplo por pura casualidad), el Gato es uno de esos candidatos para los que los métodos no son completamente 'definitivos', es decir, que parecieran indicar que 'si, pero no', que no terminan de aclarar el panorama.

Se me ocurrió que también sería interesante ver cómo rankean otros de los peloteros criollos con estos métodos, y para eso hice una lista corta, de solo ocho nombres (incluyendo a Galarraga).

Los otros siete incluyen a Luis Aparicio, quien ya está en el Salón de la Fama, a David Concepción, que es el Venezolano que más ha durado en la lista de elegibilidad, a Ozzie Guillén, quien entra en la boleta el próximo año, y a los cuatro activos 'más destacados' que tenemos: Bob Abreu, Edgardo Alfonzo, Magglio Ordóñez y Omar Vizquel.

Notarán que no incluí lanzadores, pero tengo una excusa: previo a la actual 'ola' de pitchers criollos (Santana, García, Escobar, Alvarez, Zambrano y Zambrano), nuestra representación en el montículo fue minúscula y de pocos logros. Incluso los que están haciéndose un nombre actualmente no han completado aún suficientes méritos como para que valga la pena someterlos a este análisis (ni siquiera Alvarez, quien es el criollo que 'más' ha lanzado -- más innings, más juegos abiertos).

Aparicio

¿Qué dicen los métodos? ¿se merece o no su lugar en Cooperstown? Aquí pasa algo interesante: los métodos nos dicen que Aparicio no debería estar en el Salón de la Fama. Fíjense en sus resultados:

  HOFS  HOFM BIT GIT    SIMILITUDES    KELTNER

36 140.5 19 85 904 (Ozzie Smith) NO
Estándares del Salón de la Fama (HOFS): un Hall of Famer promedio obtiene un resultado de 50, mientras que Aparicio saca apenas 36
Monitor del Salón de la Fama: Aparicio supera con creces lo necesario: un 'casi seguro' sacaría 100, y el Venezolano se dispara hasta 140.5
Prueba de la tinta negra (BIT): esta prueba no la incluí en los cuatro métodos, pero es bien sencilla y su historia es la siguiente: en las antiguas Enciclopedias del Béisbol (ya no las editan), se solía colocar en negritas las estadísticas en las que el pelotero había terminado líder de su liga. La prueba de la tinta negra sirve para medir cuántas veces un jugador fue líder de una de las categorías mayores. En el caso de Aparicio, su puntuación de 19 se queda corta de los 27 que promedian los Hall of Famers
Prueba de la tinta gris (GIT): esta prueba se la inventaron para completar la anterior, ya que mide el número de veces que el pelotero quedó entre los primeros diez de una categoría ofensiva. Aparicio obtiene un 85, cuando el promedio del Salón de la Fama es 144 -- bastante lejos
Tabla de Similitudes: el pelotero más parecido, de hecho, 'verdaderamente similar' a Aparicio es Ozzie Smith, quien está en el Salón de la Fama
Lista de Keltner: aquí a Aparicio le va entre aceptable y bien. Fue líder de su equipo, jugó en la post-temporada, obtuvo votos para el Más Valioso (aunque pocos), fue considerado el mejor shortstop de la Americana por mucho tiempo, cambió la manera de jugar el deporte cuando revivió el robo de bases, etc.

Aparicio se queda corto en tres de las seis mediciones, y pasa en las otras tres. Pudiéramos decir que está 'justo en el borde'. Pero esto es sin contar el impacto que tuvo con su guante fue más que suficiente para tapar las deficiencias que tenía con el bate.

En conclusión, Luis Aparicio se merece estar en el Salón de la Fama.

Concepción

Bastante he escrito sobre los chances de Concepción, y aquí anexo a esos comentarios los resultados de estos métodos.

  HOFS HOFM  BIT GIT    SIMILITUDES      KELTNER

29 106.5 0 25 883 (Bobby Wallace) NO
HOFS: su resultado de 29 es bastante bajo, casi la mitad de los 50 'necesarios'
HOFM: aquí supera levemente el umbral de los 100 que un 'casi seguro' Hall of Fames sacaría
BIT: lamentablemente, Concepción nunca lideró alguna de las categorías principales, por lo que no obtiene puntuación
GIT: pero si quedó cerca en varias oportunidades, por lo que obtiene un 25 en esta prueba. Sin embargo, este resultado es bajísimo en comparación con lo que se necesita (144)
Similitudes: el pelotero más parecido (estadísticamente) a Concepción es Bobby Wallace, quien es 'similar en esencia' al criollo. Wallace es miembro del Salón de la Fama, lo que pudiera indicar que Concepción es comparable, pero resulta ser que este señor es una de las peores selecciones que se han hecho en la historia del recinto de los inmortales. Wallace no se merece estar en Cooperstown, por lo que comparar a Concepción con este personaje es más negativo que positivo. Sin embargo, el hecho de que el jugador más parecido sea solamente 'similar' y no 'verdaderamente similar' o 'inusualmente similar' puede indicar que Concepción era único en su estilo, que no hay nadie que se le parezca
Keltner: aquí el Rey David sale bastante mal. Además de los guantes de oro y algunos votos para el Más Valioso, su participación en Juegos de Estrellas y su impacto en la Gran Maquinaria Roja, Concepción no reune más puntos en este método

Concepción sale bien en un método (HOFM), regular en otro (Similitudes) y mal en los demás. Se puede concluir que no tiene lo necesario para entrar en Cooperstown.

Galarraga

Del Gato ya hemos hablado bastante, pero aquí les reuno todos sus resultados:

  HOFS  HOFM  BIT  GIT     SIMILITUDES      KELTNER

35 119.0 21 122 949 (Orlando Cepeda) SI
Galarraga pareciera tener algún chance de entrar, aunque no es una decisión obvia. Habrá que esperar a que llegue su momento para ver cómo se comportan los periodistas con él, para sacar una conclusión más objetiva sobre sus posibilidades.

Guillén

Oswaldo Guillén se caracterizó por ser un jugador de esos que 'hacen las cosas bien', que le ponen el alma a lo que hacen, o lo que en Venezuela llamamos 'un joseador'. Lamentablemente, eso no es suficiente para entrar al Salón de la Fama.

Solo con ver sus estadísticas de por vida es fácil darse cuenta que el actual mánager de los Medias Blancas de Chicago no tiene mayores oportunidades para ser electo. Aquí les presento sus 'calificaciones' para demostrar esta aseveración:

  HOFS HOFM BIT GIT     SIMILITUDES       KELTNER

17 29.0 0 21 940 (Alfredo Griffin) NO
Ordóñez

Con Magglio comenzamos a ver a los activos. En el caso de los peloteros que aún están jugando, estos métodos no nos dicen más que si van en buena dirección, pero a la vez no son del todo útiles, porque las cosas pueden cambiar drásticamente hasta que el jugador pase al retiro.

En el caso particular de Ordóñez, la principal preocupación que hay está en ver cómo se recupera de las lesiones que lo limitaron en el 2004. Si vuelve a sus niveles previos, podemos decir que se puede construir un caso a favor de la elección de Ordóñez en el futuro. Vean los resultados que acumula hasta la fecha:

  HOFS HOFM  BIT GIT     SIMILITUDES    KELTNER

29 66.5 0 51 945 (Mike Sweeney) NO
HOFS: a pesar de que su puntuación en los estándares es baja, esto es comprensible ya que aún le quedan muchos años por jugar y este método se basa en estadísticas de por vida. Habiendo dicho esto, tener 29 puntos en este momento de su carrera es bien prometedor
HOFM: aquí aplica el mismo comentario: 66.5 es bajo, pero para estar en la 'primera mitad' de su carrera, está bastante bien
BIT: me sorprendió darme cuenta que Ordóñez nunca ha sido líder en una categoría ofensiva importante. Siempre está cerca, pero no queda de primero
GIT: lo dicho, siempre está cerca del líder. 51 puntos es bastante para un pelotero tan joven, y de hecho es más que lo que sacaron Concepción y Guillén combinados
Similitudes: este es el valor que menos sirve para un pelotero activo, porque cambia constantemente. El que Magglio sea 'verdaderamente similar' a alguién como Mike Sweeney no nos dice nada de momento
Keltner: aquí también hay mucho espacio para crecer, aunque de momento Ordóñez no sale muy bien

En conclusión, Ordóñez va por buen camino. Todo dependerá de cómo se recupere de sus lesiones y de la longevidad que pueda tener en su carrera.

Abreu

El caso de Abreu es parecido al de Magglio, aunque levemente mejor. Vean los resultados:

  HOFS HOFM BIT GIT     SIMILITUDES       KELTNER

37 65.0 4 56 905 (Magglio Ordóñez) NO
HOFS: al igual que con Ordóñez, no hay que preocuparse por una calificación baja, dado que al Come dulce le quedan varios años para subirla. Sin embargo, tener 37 puntos a estas alturas es considerable. Son poco los peloteros que logran una puntuación tan alta a los 30-31 años
HOFM: su resultado es muy parecido al de Ordóñez. Hay que esperar a que crezcan sus estadísticas de por vida
BIT: Abreu ya ha sido líder en dobles
GIT: y ha quedado cerca en otras categorías. Sus 56 puntos en esta prueba son casi iguales que los que Concepción, Guillén y Vizquel acumulan entre los tres. Casi nada...
Similitudes: curiosamente, el jugador más parecido (estadísticamente) a Abreu es Ordóñez. Esto es buena señal para ambos
Keltner: al igual que con Ordóñez, todavía no tiene un resultado positivo en este método, pero eso puede cambiar un poco en el tiempo

Abreu vive una situación similar a la de Magglio. Pareciera que va por buen camino, solo nos resta esperar a ver cómo se desarrolla la 'segunda mitad' de su carrera.

Alfonzo

Quise añadir a Alfonzo porque es uno de los activos con números más interesantes, pero suele ser olvidado a la hora de mencionar a los mejores criollos.

También lo incluí para contar con un caso de un pelotero que parecía ir embalado hacia una carrera fenomenal, pero que se quedó en el camino.

Sus resultados son los siguientes:

  HOFS HOFM BIT GIT    SIMILITUDES      KELTNER

26 28.0 0 21 928 (Carlos Baerga) NO
HOFS: 26 puntos es bastante bajo, pero no cierra todas las puertas. Hay que esperar a ver con qué numeritos termina su carrera, aunque si pensamos que ya dejó atrás sus mejores años, entonces podemos concluir que lo más probable es que no logre subir esta puntuación por mucho
HOFM: aquí no hay para dónde agarrar. 28.0 puntos es muy bajo y va a ser muy difícil que logre remontar lo suficiente para alcanzar al menos los 100 puntos
BIT: nunca fue líder en ninguna categoría
GIT: y solo obtiene un 21 en esta prueba
Similitudes: Carlos Baerga, un pelotero 'verdaderamente similar' a Alfonzo, no entrará nunca a Cooperstown. Esperemos a ver a quién se asemeja más el criollo cuando se retire
Keltner: de todos los peloteros en este artículo, Alfonzo es el que sale peor en la Lista de Keltner

Edgardo Alfonzo, quien alguna vez pareciera tener un chance enorme de convertirse en uno de los grandes segunda bases de las Grandes Ligas, no logró mantener el nivel de excelencia que alcanzó en sus años tope y ahora sus posibilidades de llegar algún día a Cooperstown son mínimas.

Vizquel

Deje a Omar Vizquel de último a próposito. El paracorto se encuentra en un momento decisivo dentro de su carrera. Lo que logre hacer en los tres años que le quedan (porque no creo que juegue después de los 40) será vital para sus chances de entrar al Salón de la Fama.

Vizquel está en un punto en el que sus estadísticas ofensivas están llegando a niveles interesantes, que no pueden ser obviados y que al ser analizados en conjunto con sus números defensivos harán muy difícil la decisión de dejarlo fuera de Cooperstown. No quiero decir con esto que sus numeritos de bateo sean necesariamente buenos, sino que para un shortstop conocido casi que únicamente por su guante, tener 2.500 hits, 9.000 turnos, 1.350 carreras anotadas y 350 bases robadas (por poner algún ejemplo), lo distancia del montón y lo pone en una clase propia.

Tendremos que cruzar los dedos y esperar a ver que pasa en sus años con San Francisco. De momento, sus resultados son estos:

  HOFS  HOFM  BIT GIT     SIMILITUDES       KELTNER

32 104.5 0 21 915 (Garry Templeton) NO
HOFS: el 32 que obtiene Vizquel pareciera ser malo, pero como demuestra el 36 de Aparicio y el 35 de Ozzie Smith, este valor es suficiente para un shortstop cuyo valor primordial es con el guante
HOFM: 104.5. Todavía le quedan tres años y ya tiene 104.5. Más que suficiente
BIT: lamentablemente, Vizquel nunca quedó líder en las categorías ofensivas más importantes, y a los 38 años es difícil que lo logre por primera vez
GIT: 21 puntos es bastante bajo, y no creo que pueda subirlo lo necesario
Similitudes: aquí Vizquel no sale muy bien. Ser comparable, o 'verdaderamente similar' a alguién como Garry Templeton no es muy bueno. Esperemos a que en estos tres años se distancie y se acerque más a Smith o Aparicio
Keltner: Vizquel no sale muy bien aquí, aunque por varios años estuvo como el mejor shortstop en fildeo de la Americana, fue un valuarte de los equipos de Cleveland que visitaban con frecuencia la post-temporada, y ha participado en varios Juegos de Estrellas

Como comenté antes, estos tres años que vienen serán de gran importancia para los chances de Vizquel. Si la elección tuviera que ser hecha hoy, no entra, pero si logra mantenerse como titular por un par de años más y acumular números interesantes, es posible que se le terminen de abrir las puertas de Cooperstown.

Conclusión

Tenemos un Hall of Famer que tiene merecido su puesto (Aparicio), un candidato que se queda levemente corto (Concepción), otro que no tiene chance alguno (Guillén), otro más que pudiera ser si o pudiera ser no (Galarraga), dos jugadores activos que van enrumbados hacia el salón de los inmortales (Abreu y Ordóñez), otro que iba bien, pero se quedó en el camino (Alfonzo) y uno cuyos chances dependen de sus últimas tres temporadas (Vizquel). Una muestra bien variada, si quieren mi opinión.

Espero que les haya resultado interesante este artículo, y que les sirva para ver de una manera fresca y diferente las posibilidades que tienen algunos de nuestros peloteros para entrar en Cooperstown. Les recuerdo que estos métodos (casi todos inventados o diseñados por Bill James) no son 'oficiales', ni son utilizados por los periodistas que votan en las elecciones, ni son aprobados por el Salón de la Fama. Son, sencillamente, herramientas que nos ayudan a nosotros, los fanáticos, a formar una mejor idea sobre si nuestros jugadores preferidos podrán alcanzar el honor máximo de las Grandes Ligas, el Salón de la Fama.

Nota: debo admitir que por flojera no calculé yo los valores utilizados en este ejercicio, sino que los tomé de Baseball Reference, a pesar de que en ese site han modificado las fórmulas levemente. Las diferencias entre 'mis' resultados y los de Baseball Reference son mínimas, y por tanto despreciables.


Estadísticas cortesía de: Béisbol Report


21.12.04

Alvarez y Carrara: La post-temporada de Los Angeles

Los Dodgers de Los Angeles anunciaron la firma de un contrato por dos años y $4 millones con el Zuliano Wilson Alvarez.

Alvarez, quien tuviera marca de 7-6 con efectividad de 4.03 en el 2004, tendrá un rol similar al de la temporada pasada, aunque la directiva ya indicó que trabajará más como relevista. Esto me parece una tontería, ya que Wilson demostró calidad en prácticamente todas sus salidas, aunque a final de año se desinfló un poco.

Si la decisión fuera mia, yo usaría al zurdo como cuarto o quinto abridor, y lo tendría como as bajo la manga cuando se presentara una situación de relevo que ameritara colocarlo. Claro, yo no soy Jim Tracy...

En cualquier caso, este contrato mejora las condiciones económicas de Alvarez, quien recibió $1.5 millones en el 2004.

Por otro lado, los Dodgers también evitaron ir al arbitraje con el relevista Giovanni Carrara, a quien firmaron por una temporada y $500 mil. Este contrato me parece un poco bajo, considerando los dineros que se han repartido en esta post-temporada, y que Carrara viene de postear marca de 5-2 con efectividad de 2.18 en 53.2 entradas, una de las mejores zafras de su carrera.

Estadísticas e imágenes cortesía de: Béisbol Report


Anaheim firma a Orlando Cabrera

Con la firma del Colombiano Orlando Cabrera a un contrato de cuatro años por $32 millones, los Angeles de Anaheim 'resuelven' su situación en el campocorto, y dejan libre a David Eckstein, quien venía ocupando esa posición desde hace cuatro temporadas.

Esta transacción empaña las esperanzas del Larense Maicer Iztúris de obtener la titularidad del equipo, tal y como lo comentaba hace una semana.

Ahora habrá que esperar para ver qué planes tiene el equipo para con el Venezolano, quien de seguro pasará la temporada entre Triple A y el equipo grande, a menos que sea utilizado más adelante en un cambio.

Estadísticas e imágenes cortesía de: Béisbol Report



20.12.04

¿Galarraga con los Mets?

No he conseguido información de esto por ningún lado, salvo un correo que recibí de parte de Rafaelitop, y esta pequeña nota que aparece dentro de la columna de Mari Montes en El Universal:

"GALARRAGA regresa a la tutela de Don Baylor, coach de bateo de los Mets, equipo que le brinda la vigésima campaña en Grandes Ligas y la oportunidad de que la manzana de "Shea Stadium" salga en su honor para celebrar el jonrón número 400 en la prolífica carrera del jugador."

Hasta ahora, ninguno de los seis sites asociados (oficialmente o no) a los Mets que he visitado reseñan esta noticia, pero aparentemente es cierta: Galarraga recibió oferta de parte de los Mets para jugar en Triple A, con una posible invitación al campo de entrenamiento con el equipo grande.

...si alguién tiene más información, que me avise. Yo seguiré buscando info a ver qué encuentro...

Actualizado: en un par de blogs de fanáticos de los Mets se comenta, muy casualmente, que los Mets firmaron a Galarraga, pero no hay mayor información al respecto...



Cooperstown: La lista de Keltner

Esta semana veremos el último de los métodos de Bill James para determinar si un jugador es merecedor o no de entrar al Salón de la Fama en Cooperstown, la lista de Keltner.

Pero antes de comenzar, hagamos un paréntesis para conocer por qué se llama así este método. El nombre es en honor a Ken Keltner, quien jugara entre 1937 y 1950. Nunca fue ninguna estrella, y ninguna de sus temporadas puede ser considerada como excepcional, salvo quizás la de 1938 o la de 1948. Tampoco se puede decir que era malo, solo que no fue uno de los grandes.

Sin embargo, en una época, hubo una fuerte campaña de gente intentando lograr que Keltner fuera electo para el Salón de la Fama. Incluso hubo una lista con 'cientos' de firmas de peloteros retirados que habían jugado con o contra Keltner.

¿Por qué tanto apoyo? ¿Por qué los peloteros, los que 'deberían saber', apoyaban a este señor que a simple vista parecía ser otro más del montón? Porque Keltner era uno de esos tipos que 'hacía que las cosas parecieran fáciles', a quien 'no le costaba lograr las cosas más difíciles', o que 'tenía talento innato de sobra'. Quizás esto es cierto, pero el hecho es que por la razón que fuere, este señor nunca logró alcanzar el potencial que muchos parecen haber visto en el.

La particular fanaticada que Keltner levantaba en los bigleaguers puso a pensar a Bill James, a quien se le ocurrió crear una lista de preguntas que ayudaran a clarificar si un pelotero tenía esas características no cuantificables que quizás le hicieran merecer al menos de una consideración a ser seleccionado para entrar en Cooperstown. Nace así la lista de Keltner.

Este método es diferente a los tres anteriores en que es el único que no arroja un número como resultado. No acumula puntos, no suma estadísticas. Sencillamente permite aclarar la percepción que se tiene sobre el valor de un pelotero. En consecuencia, este método es el menos científico y el que menos peso tiene por si solo, pero ayuda mucho en aclarar las dudas cuando los resultados de los otros métodos no son del todo convincentes.

De nuevo, y al igual que con todos los métodos que hemos visto, esta lista no es en ningún momento una herramienta definitiva para decidir quien debe entrar y quien no. Sencillamente, es una manera de poner ciertos elementos en perspectiva a la hora de discutir los méritos de un pelotero y sus chances de ser electo a Cooperstown.

La lista en cuestión es la siguiente:
1. ¿Fue alguna vez considerado el mejor jugador de las Grandes Ligas? ¿Alguién, alguna vez, mientras este jugador estuvo activo, lo consideró el mejor jugador de béisbol?
2. ¿Fue el mejor jugador de su equipo?
3. ¿Era el mejor jugador en su posición en todas las Grandes Ligas? ¿Era el mejor de su liga?
4. ¿Cuál fue su impacto en las carreras por obtener los títulos de división o de liga?
5. ¿Era lo suficientemente bueno como para seguir jugando como titular después de que pasara su mejor momento?
6. ¿Es el mejor jugador de la historia que no esté en el Salón de la Fama?
7. ¿Los jugadores que se le parecen estadísticamente están en el Salón de la Fama?
8. ¿Cumple con los estándares del Salón de la Fama?
9. ¿Hay alguna evidencia que sugiera que el jugador era considerablemente mejor o peor que lo que sus estadísticas señalan?
10. ¿Cuántas temporadas de tipo 'Más valioso' tuvo? ¿Ganó alguna vez el premio? ¿Qué tan cerca estuvo de ganarlo?
11. ¿Cuántas temporadas de tipo 'Todos estrellas' tuvo? ¿Cuántas veces participó en el Juego de las Estrellas? ¿Los jugadores que participaron en un número similar de Juegos de las Estrellas están en Cooperstown?
12. Si el fuera el mejor jugador del equipo, ¿lograría hacer que su equipo llegara a la post-temporada?
13. ¿Cuál fue su impacto en las Grandes Ligas? ¿Introdujo un cambio importante en la manera en que se jugaba el deporte? ¿Hubo algún cambio de reglas causado por el?
14. ¿Mantenía este jugador los más altos estándares de deportivismo y profesionalismo característicos de los miembros del Salón de la Fama?

La forma de uso de este método es simple: se responden, de la manera más honesta y objetiva posible, y se analiza si el número de respuestas positivas le haría merecedor al pelotero a ser considerado para entrar al Salón de la Fama.

Como es un método bastante abstracto y no cuantificable, no se puede decir que si el jugador tienen n respuestas positivas, entonces debe estar en el Salón de la Fama. El análisis del resultado queda a criterio del evaluador, y deber se utilizado en conjunto con los otros tres métodos, para crear un panorama más completo e integral.

Al igual que hicimos con los métodos anteriores, hagamos la prueba con esta lista de preguntas utilizando el ejemplo de Andrés Galarraga.

1. Nunca fue considerado el mejor jugador de las Grandes Ligas. En un momento, entre 1993 y 1997 fue considerado como uno de los mejores de la Liga Nacional, pero no como el mejor (nunca ganó el premio al más valioso).
2. Mientras estuvo en Colorado, Galarraga compartió escenario con peloteros importantes. O mejor dicho, que tuvieron temporadas importantes. Me refiero a Ellis Burks, Dante Bichette y Larry Walker. Podemos decir que al menos en uno de esos años fue el mejor de la divisa. Además, mientras jugó con Montréal, no hay duda de que era una de los pocos positivos que tenía ese equipo. En conclusión, la respuesta a esta pregunta es Sí.
3. En un par de ocasiones el Gato ganó el guante de oro como primera base de la Liga Nacional. Si a esto sumamos lo que hacía con el bate, pudiéramos decir que al menos en dos oportunidades fue el mejor de su liga en su posición.
4. Su impacto fue prácticamente nulo. Galarraga jugó apenas 18 partidos en post-temporada, sin mayores logros (.182 de bateo, 1 solo jonrón).
5. Mi opinión personal es que Galarraga pudo haber sido titular por un par de años más, pero lamentablemente, el establishment de las Grandes Ligas no lo vió así y lo relegó al rol de suplente apenas un año después de haber empujado 100 carreras. Algo le faltó.
6. Galarraga no es el mejor jugador que no esté aún en Cooperstown. La lista de gente con más méritos que él es larga.
7. Si se recuerdan de la explicación del método de la tabla de similitudes, recordarán que hay tres peloteros estadísticamente similares al Gato que están en Cooperstown, incluyendo al 'más parecido', Orlando Cepeda.
8. Galarraga está cerca, pero no cumple con los estándares del Salón de la Fama.
9. El Gato pasó cinco temporadas en el mejor sitio para batear una pelota, Colorado. Esto seguramente impactó para mejorar sus números, pero no creo que los haya inflado mucho porque también bateó con poder antes de llegar (en Montréal) y después de irse (en Atlanta) de esa ciudad. Habría que revisar los splits de visitante y home club en esos años para ver qué tan impactante es la diferencia.
10. Andrés nunca ganó el premio al Más Valioso, pero en seis oportunidades (1988, 1993, 1994, 1996, 1997, 1998) estuvo entre los diez primeros en la votación.
11. Galarraga jugó cinco veces en el clásico de mitad de temporada. La mayoría de los peloteros con más apariciones están en Cooperstown, y la mayoría de los peloteros con menos apariciones no lo están. Saquen Uds. la conclusión.
12. El Gato fue el mejor jugador de Montréal, pero el equipo no fue a la post-temporada. También lo fue con Colorado, y el equipo apenas fue una vez mientras Galarraga jugó con ellos.
13. No hay mayor impacto en la manera en que se juega el béisbol a causa de Andrés Galarraga.
14. ¿Estándares de deportivisimo y profesionalismo? Aquí a Galarraga la sobran kilos y kilos de estas características. Pocos peloteros en la historia del deporte han sido tan admirados como el Gato por su personalidad, su carisma, su liderazgo, y el empeño con el que luchó y venció al cáncer en dos oportunidades.

Como se ve, Galarraga sale positivo en 7 de las preguntas (2, 3, 7, 9, 10, 11, 14), y negativo en el resto. La mitad. 50%. Esto nos dice, nuevamente, que Andrés Galarraga es un candidato que pareciera tener los méritos, pero que se queda corto. Por poco, pero no llega.

Si quieres ver la lista con todos los métodos, haz click aquí


De esta manera terminamos de ver los cuatro métodos expuestos por Bill James. En una próxima oportunidad veremos cómo rankean algunos de los peloteros Venezolanos en estos métodos...

Estadísticas e imágenes cortesía de: Béisbol Report


15.12.04

Omar Infante: la post-temporada de Detroit

Ayer hablaba sobre como las transacciones realizadas por Anaheim han afectado a Juan Rivera y a Maicer Iztúris. Hoy le toca a Omar Infante.

Si bien los Tigres de Detroit no han hecho ningún movimiento que afecte al criollo, no quiere decir que no lo hayan intentado. El equipo de la ciudad del motor tiene toda la intención de convertirse en un serio contendor por el título de la División Central para el 2005, y no tienen miedo de abrir sus bolsillos, con tal de conseguir a los peloteros que están buscando.

Esto es algo difícil de lograr, a pesar de que la divisa tuvo un extraordinario repunte el año pasado, obteniendo 72 victorias luego de ser el hazmerreir de las Grandes Ligas en el 2003, cuando perdieron 119 encuentros.

Sin embargo, Dave Dombrowski, el gerente general, sigue intentándolo y ha hecho ofertas a Jeff Kent (quien firmó con los Dodgers) para que cubriera la segunda base, a Corey Koskie (quien firmó con los Azulejos) para que cubriera la tercera almohadilla, a Steve Finley (quien firmó con los Angeles), a J.D. Drew (quien no ha firmado todavía con ningún equipo), además de varios pitchers.

Lo que llama la atención es que si bien Kent y Finley pueden considerarse como casi estrellas, y Koskie y Drew son jóvenes jugadores que pueden todavía tener futuros brillantes, pareciera que a Detroit no le importara realmente lo que recibieron de Omar Infante en el 2004.

Infante, tal como yo comentaba hace unos meses, comenzó la temporada como el utility del infield, pero poco a poco se fue ganando la titularidad y terminó con una temporada que, si bien no fue estelar, resultó excelente considerando que no se esperaba mucho de él y que perdió varios partidos cuando lo tenían en la banca.

Ahora, los planes de Detroit eran, o siguen siendo, moverlo de posición, dependiendo de las contrataciones que logren hacer. Es casi una fija que Carlos Guillén se quede en el campocorto (aunque por ahí también tienen algunas ideas extrañas), y uno pensaría que a Infante lo dejarían en la intermedia, pero de haber contratado a Kent, tenían pensado moverlo a la tercera. Y si hubieran contratado a Koskie, lo hubieran movido al centerfield. Y si hubieran contratado a Finley, lo hubieran puesto de utility del outfield e infield.

Pero como nada de eso ha pasado, Infante sigue dueño y señor de la segunda almohadilla ...hasta nuevo aviso.

A estas alturas, veo difícil que Detroit logre hacerse de algún pelotero que obligue a un movimiento con Infante, pero nunca se sabe. Las reuniones de invierno entre todos los equipos ya terminaron, pero eso no quiere decir que se hayan acabado las contrataciones. Todavía hay muchos agentes libres disponibles en el mercado.

Estadísticas e imágenes cortesía de: Béisbol Report



14.12.04

Iztúris y Rivera: la post-temporada de Anaheim

Uno siempre habla de lo que le depara el destino a un pelotero cuando lo cambian de equipo, pero no siempre piensa lo que les sucede cuando el equipo hace cambios que, en un principio, parecieran no tener relación con el.

Hace poco más de un mes, los ex-Expos-por-ahora-Nacionales de Washington realizaron un cambio con la divisa de Anaheim, en el que intercambiaron al jardinero José Guillén (el temperamental, dirían algunos) por dos peloteros, ambos Venezolanos: Maicer Iztúris y Juan Rivera.

Iztúris fue subido apenas a finales del 2004, por lo que todavía mantiene un status de prospecto, mientras que Rivera tuvo una temporada bastante buena, en la que demostró que pudiera llegar a ser titular en las Grandes Ligas.

Inicialmente, el cambio para Anaheim lucía fenomenal para ambos: Rivera ocuparía el lugar de Guillén y tendría la oportunidad, finalmente, de jugar a diario. Iztúris tendría la posibilidad de abrir el 2005 con el equipo grande y luchar por quedarse con la titularidad del campocorto.

Pasaron los días, y el equipo de Anaheim se ha mantenido ocupado en la post-temporada. Hace menos de una semana firmaron a Steve Finley para que ocupara el jardín central en las próximas dos temporadas. Con esta adquisición, el mánager Mike Sciocia movería a Garrett Anderson nuevamente al left field, donde es más efectivo. Lamentablemente, esto implica que Rivera se quedó sin puesto de titular, y ahora volverá a ser el cuarto outfield del equipo -- a menos que Anderson se vuelva a lesionar (lo que es muy factible) o que a Finley le pegue finalmente su edad (39 cumplidos).

En cuanto a Iztúris, la cosa no es tan clara, pero se aproxima una nube negra. Dado que firmaron a Finley, los Angeles quedan fuera de la carrera por contratar a Carlos Beltrán -- el premio mayor de esta post-temporada. Al ocurrir esto, Anaheim vuelve a tener cierta flexibilidad presupuestaria, misma que, según algunos reportes, van a apuntar hacia la contratación de Orlando Cabrera o Edgar Rentería, ambos agentes libres y los campocortos más deseados entre los aún disponibles. De suceder esto, Iztúris no tendría opción para el 2005, por lo que probablemente lo envien a las Menores o lo dejen para que aprenda poco a poco el oficio en la Gran Carpa. De cualquier manera, si Anaheim llegara a contratar a cualquiera de los dos Colombianos, esto sería por más de un año, empañando así las posibilidades del Larense de establecerse con el equipo.

Por los momentos, la directiva de los Angeles ha dicho que no piensa cambiar a ninguno de los dos criollos, pero en béisbol nunca hay que decir nunca.

Esperemos a ver cómo se desarollan los hechos, para saber cual será el destino final de los dos criollos...

...y por cierto, algo parecido le puede pasar a Omar Infante en Detroit, a quien ya han movido de la segunda para la tercera, para el center field, y hasta para el short...pero otro día hablamos de eso...


13.12.04

Cooperstown: La tabla de similitudes

El tercer método es el más divertido, a mi parecer. En él se realizan una serie de cálculos que permiten comparar qué tan parecidos son dos peloteros -- o al menos, que tan parecidas son las estadísticas de dos peloteros.

La finalidad que tienen los Similarity scores no es otra que tratar de rebatir el argumento que dice que porque el pelotero A está en el Salón de la Fama, entonces el pelotero B, que es 'similar', merece estar también. De hecho, si uno identificara a los diez jugadores más comparables a Babe Ruth, vería que cada uno de ellos está en el Salón de la Fama, y considerando que Ruth es uno de esos jugadores de los que nadie puede dudar su talento, entonces los diez más parecidos a él también deberían estar en Cooperstown ¿o no? En este caso, no hay argumento en contra -- claro, si se considera que los diez peloteros más comparables son Ted Williams, Lou Gehrig, Willie Mays, Jimmie Foxx, Mel Ott, Han Aaron, Frank Robinson, Mickey Mantle, Stan Musial y Reggie Jackson.

Esta coincidencia ocurre prácticamente para todos aquellos miembros del Salón de la Fama que se puedan tildar como los más grandes de la historia, Mays, Aaron, Musial, etc.

La pregunta que surge entonces es si un pelotero que sea comparable a otro que ya está en Cooperstown, merezca estarlo también. La respuesta es que no en todos los casos. Aunque un pelotero sea comparable o similar a otros que ya estén en el Hall de la Fama, es posible que exista un muy buen argumento para justificar que él no lo esté -- o vice versa, puede suceder que un pelotero no sea similar a nadie que esté en Cooperstown, pero que él si merezca estarlo por otros méritos.

Antes de seguir confundiéndolos, veamos la forma en la que se calcula este valor. Si suponemos que dos jugadores que tuvieran carreras idénticas y jugaran la misma posición defensiva tendrían 1000 puntos, entonces deberíamos comenzar por restar puntos por cada diferencia que se vaya encontrando en ellos. Esta resta se hace de la siguiente manera:
1. Por cada 20 juegos jugados de diferencia, restar 1 punto
2. Por cada 75 turnos al bate de diferencia, restar 1 punto
3. Por cada 10 carreras anotadas, restar 1 punto
4. Por cada 15 hits, restar 1 punto
5. Por cada 5 dobles, 1 punto
6. Por cada 4 triples, 1 punto
7. Por cada 2 jonrones, 1 punto
8. Por cada 10 carreras empujadas, 1 punto
9. Por cada 25 bases por bolas, 1 punto
10. Por cada 150 ponches, 1 punto
11. Por cada 20 bases robadas, 1 punto
12. Por cada punto de promedio de bateo (.001), 1 punto
13. Por cada dos puntos de promedio de slugging (.002), 1 punto

Si se dan cuenta, estos cálculos no incluyen, en ningún momento, el factor defensivo. Esto puede traer como consecuencia que dos peloteros parezcan ser similares, a pesar de jugar posiciones tremendamente diferentes (y si no se los había comentado antes, la posición defensiva también impacta el rendimiento ofensivo de un pelotero -- pero esa es una discusión para otro momento). Para cubrir esta debilidad, se asignan valores por posición (de una manera parecida a lo hecho con Los Estándares del Salón de la Fama) de la siguiente manera:
1. Catcher - 20 puntos
2. Shortstop - 14 puntos
3. Segunda base - 11 puntos
4. Tercera base - 7 puntos
5. Center field - 5 puntos
6. Right field - 4 puntos
7. Left field - 3 puntos
8. Primera base - 1 punto
9. Bateador designado - 0 puntos

Una vez que se calcule la similitud entre dos peloteros, si estos jugaron posiciones diferentes, se debe restar la diferencia entre los valores de dicha posición, se multiplica por 12 y se resta del total de la similitud encontrada. Por ejemplo, si compara dos jugadores y uno es un catcher y el otro un left field, debo restar 20 (catcher) - 3 (left field), lo que me da 17, lo multiplico por 12 y obtengo 204 puntos, que debo restar del total que haya obtenido de la comparación.

Ahora, ¿cómo determinamos si un pelotero es verdaderamente similar a otro? Al comenzar aceptamos la afirmación que dos peloteros exactamente iguales tendrían una calificación de 1000. Si a ese valor le comenzamos a restar puntos, vamos, cada vez, separándonos más de la igualdad, es decir, dejando de ser similares. En este sentido, utilizamos la siguiente tabla de rangos:
Si el valor es superior a 950, decimos que son 'inusualmente similares'
Si el valor es superior a 900, son 'verdaderamente similares'
Si el valor es superior a 850, son 'similares' o 'similares en esencia'
Si el valor es superior a 800, son 'relativamente similares'
Si el valor es superior a 750, son 'vagamente similares'
Si el valor está por debajo de 750, podemos decir que 'no son similares'

Típicamente, cualquier jugador debería tener entre cinco y diez peloteros que sean, como mínimo, 'similares' o 'similares en esencia'. Esta regla suele no cumplirse en los casos de los verdaderos super estrellas, quienes se distancian considerablemente y no acostumbran tener peloteros similares a ellos (caso Babe Ruth, por ejemplo).

Pero veámos esto con ejemplos, y retomemos a nuestro querido Andrés Galarraga. ¿Quién es el pelotero que estadísticamente es más similar a Galarraga?

Orlando Cepeda. El jugador cuyas estadísticas se asemejan más a las de Galarraga son las del Puertorriqueño Orlando 'Peluchín' Cepeda, miembro, justamente, del Salón de la Fama.

Cepeda alcanza 949 puntos de similitud con Galarraga, lo que lo hace un jugador 'verdaderamente similar' al Gato, y casi 'inusualmente similar'. Veamos los datos de cada pelotero para ver dónde está el parecido:
JUGADOR    JG    AB    H   2B 3B  HR  CA   CE   BB  SO  BR  .AVG .SLG
Galarraga 2257 8088 2333 444 32 399 1192 1425 583 2003 128 .288 .499
Cepeda 2124 7927 2351 417 27 379 1131 1365 588 1169 142 .297 .499
1. Juegos jugados: hay una diferencia de 133 partidos, es decir, 6 puntos
2. Turnos al bate: hay una diferencia de 161 turnos, es decir, 2 puntos (van 8)
3. Carreras anotadas: hay una diferencia de 60, es decir, 6 puntos (van 14)
4. Hits: hay una diferencia de 18, es decir, 1 punto (van 15)
5. Dobles: hay una diferencia de 27, es decir, 5 puntos (van 20)
6. Triples: hay una diferencia de 5, es decir, 1 punto (van 21)
7. Jonrones: hay una diferencia de 20, es decir, 10 puntos (van 31)
8. Carreras empujadas: hay una diferencia de 60, es decir, 6 puntos (van 37)
9. Bases por bolas: hay una diferencia de 5 - no se restan puntos (siguen 37)
10. Ponches: hay una diferencia de 834, es decir, 5 puntos (van 42)
11. Bases robadas: hay una diferencia de 14 - no se restan puntos (siguen 42)
12. Promedio de bateo: hay una diferencia de .009, es decir, 9 puntos (van 51)
13. Promedio de slugging: no hay diferencia - no se restan puntos (quedan 51)

Se tienen 51 puntos acumulados, que, restados a los 1000 originales, nos dan un total de 949.

¿Quiénes forman parte de la lista de los diez jugadores más similares a Galarraga?

El resto de la lista de los jugadores más parecidos a Galarraga es la siguiente:
1. Orlando Cepeda - 949*
2. Jim Rice - 893**
3. Joe Carter - 883***
4. Chili Davis - 863***
5. Willie Stargell - 862*
6. Fred McGriff - 851**
7. Dale Murphy - 844***
8. Jeff Bagwell - 842**
9. Ellis Burks - 840***
10. Will Clark - 839***
*: en el Salón de la Fama
**: con algún chance de entrar al Salón de la Fama (Bagwell sigue activo)
***: no van a entrar nunca


Como se ve, la compañía de Galarraga es algo variada, dos miembros de Cooperstown, incluyendo al más similar de todos (y que entró por la via del Comité de Veteranos), tres peloteros con algún chance lejano de entrar, y el resto, cinco de ellos, sin oportunidad alguna.

En el caso de los lanzadores, tenemos una lista de restas bastante parecida:
1. Por cada victoria de diferencia, restar 1 punto
2. Por cada dos derrotas de diferencia, restar 1 punto
3. Por cada dos puntos de porcentaje de victorias (.002), restar 1 punto (hasta un máximo de 100)
4. Por cada dos puntos de efectividad (.02), restar 1 punto (hasta un máximo de 100)
5. Por cada 10 juegos, 1 punto
6. Por cada 20 aperturas, 1 punto
7. Por cada 20 juegos completos, 1 punto
8. Por cada 50 innings lanzados, 1 punto
9. Por cada 50 hits permitidos, 1 punto
10. Por cada 30 ponches, 1 punto
11. Por cada 10 bases por bolas, 1 punto
12. Por cada 5 blanqueos, 1 punto
13. Por cada 3 ponches, 1 punto

Adicionalmente, se debe restar 10 puntos si se está comparando un lanzador zurdo con uno derecho, y restar 25 puntos si además son relevistas ambos. Si comparamos lanzadores de relevo, debemos cambiar el punto 3 (porcentaje de victorias), para que sea 1 punto por cada .001 de diferencia.

Por último, y debido a que el deporte ha cambiado tanto, si un lanzador nació antes de 1890 y el otro nació después, se deberán restar otros 25 puntos, siempre y cuando hayan nacido con al menos diez años de diferencia (es decir, si uno nació en 1888 y el otro en 1892, no se restaría nada). Suena más complicado que lo que en realidad es.

Y así como hicimos con Galarraga, ¿por qué no lo hacemos con Santana? ¿Quién es el lanzador que más se le parece?

El más parecido a Santana es Joel Piñeiro. La lista de Santana es mucho menos interesante que la de Galarraga, dado que este apenas está comenzando su carrera. No tiene mucho sentido determinarla ahora, a sabiendas de que va a cambiar mucho en el tiempo.

Como ven, este método es divertido y relativamente sencillo. Lo que sí no es, es definitivo -- no porque dos peloteros resulten similares quiere decir que ambos merezcan o no estar en el Salón de la Fama. Hay otros elementos que el método no considera y que son relevantes a la hora de la elección.

Un ejemplo que da Bill James, el autor de estas fórmulas, es el de Willie McCovey y Harmon Killebrew. Ambos son miembros de Cooperstown, ambos conectaron 500 jonrones en sus carreras, ambos empujaron más de 1500 carreras. Si buscamos al jugador más similar a McCovey, el sistema nos indicará que se trara de Killebrew, y sin embargo, si uno conoce a estos dos hombres, se da cuenta inmediatamente de que no son similares para nada: McCovey es un bateador zurdo que jugó toda su carrera en la Liga Nacional y tenía un swing fluido y largo. Killebrew es un bateador derecho que jugó toda su carrera en la Liga Americana y tenía un swing compacto. McCovey era primera base. Killebrew jugaba en tercera base. McCovey es negro. Killebrew es blanco.

En resumen, al igual que con los otros métodos, el similarity score ayuda a determinar el mérito de un jugador a ser electo para el Salón de la Fama, siempre y cuando se le utilice en conjunción con los otros métodos. Por si solo nos puede dar resultados que confundan o que presenten solo una parte de la realidad.

Como datos curiosos, les pregunto ¿se imaginan qué jugador (cuando tenía 21 años) es el más similar a Miguelito Cabrera? Hank Aaron. ¿Saben cuál es el pelotero que más se parece a Bob Abreu? Magglio Ordóñez. Interesante, ¿no?

La próxima semana veremos el último método; la lista de Keltner

Si quieres ver la lista con todos los métodos, haz click aquí

Estadísticas cortesía de: Béisbol Report


12.12.04

Proyecciones de carrera

Una de las distracciones más grandes para los anlistas del béisbol es especular qué le depara el futuro a los peloteros. Siempre que aparece una nueva estrella, comienzan las conjeturas sobre si será este jugador quien finalmente rompa aquel récord o alcance aquella meta.

A sabiendas de que las proyecciones y predicciones no son nada más que extrapolaciones de lo que ya ha sucedido y que no siempre van a guardar relación con lo que realmente sucederá en el futuro, el analista Bill James diseñó hace varios años un par de fórmulas que el llamó su 'juguete favorito', y que le permitían proyectar, con un margen de error bastante reducido* lo que un pelotero lograría en una temporada, según sus actuaciones previas. Luego de esta fórmula vino otra que le permitía determinar, de manera aproximada, cuántas temporadas 'completas' le quedarían a un pelotero en su carrera.

Yo me tomé la libertad de juntar ambas fórmulas y de hacerle un par de adiciones, con la finalidad de utilizarlas para determinar los numeritos que pudiera tener un pelotero al terminar su carrera. No pretendo, en ningún momento, decir que mi método mejora el de James, más bien aprovecha varias de sus ideas y les da otro uso.

Obviamente, este método (que no voy a explicar aquí, porque lo estoy refinando aún) tiene sus defectos. En primer lugar, repito lo que comenté antes: las predicciones no son más que especulaciones, en el mundo real puede suceder cualquier cosa. En segundo lugar, hay un par de consideraciones que he identificado y que aún no sé cómo incluir en las fórmulas (al menos no de una manera práctica). Por último, las 'normas' de maduración de una carrera están cambiando continuamente -- por ejemplo, ahora hay más peloteros de mayor edad que juegan mejor. No son muchos, pero ahí están. Además, al haber más equipos, hay más jugadores que reciben la oportunidad de jugar en Grandes Ligas y eso hace que muchos de ellos no duren el suficiente tiempo para alcanzar metas significativas. Además de todo esto, el deporte se ha vuelto mucho más exigente (digan lo que digan los 'old-timers') y la preparación física es, en ocasiones, llevada a un extremo que termina más bien perjudicando y lesionando al pelotero (ver Juan González y su espalda).

Todas estas cosas hacen que las fórmulas utilizadas por mi no sean del todo adecuadas, pero como esto no se trata de un estudio científico serio, sino de una distracción estadística llena de especulaciones y expectativas de fanático, el método utilizado es más que suficiente.

No por esto, los resultados obtenidos dejan de ser interesantes. Por ejemplo, el método nos dice que Omar Vizquel (quien seguramente se retire al terminar su contrato con San Francisco) cerrará su ilustre carrera con 2.551 hits (hoy día cuenta con 2.147), 1.338 carreras anotadas (1.129) y 367 bases robadas (318). De ser así, se ubicaría en el sitial de honor entre los Venezolanos con más carreras anotadas, y segundo en las otras dos categorías (en ambas detrás de Aparicio).

Si quisiéramos saber quiénes terminarían con más jonrones, el método nos indica que ninguno de los peloteros actualmente activos llegará a superar a Galarraga (quien tiene 399). Bob Abreu terminaría con 351 y Magglio Ordóñez con 357. Richard Hidalgo se les acercaría con 325, y Edgardo Alfonzo, Ramón Hernández y Alex González superarían la barrera de los 200 cuadrangulares, pero no le llegarían a Antonio Armas, quien se retiró con 251.

Si se fijan, no he mencionado ni a Miguel Cabrera, ni a Víctor Martínez, quienes seguramente (de mantenerse saludables) estarían también conectando un número considerable de vuelacercas. Una de las debilidades de este método es que depende de la actuación histórica de los peloteros, de lo que hicieron en varias temporadas pasadas, y jugadores como los mencionados aún no cuentan con suficiente data como para que el método arroje resultados con sentido. Por ejemplo, el método dice que Cabrera se retirará con 234 jonrones, algo que parece absurdo si consideramos que ya suma 45 y apenas tiene 21 años. A menos que se lesione seriamente, o que suceda algo que le 'robe' su talento, es tonto pensar que el Aragüeño solo conectará otros 179 jonrones -- es más probable que cuando Cabrera alcance su cima (entre los 26 y los 30 años), conecte esa cantidad en un lapso de apenas cuatro o cinco temporadas.

Volviendo a las proyecciones, tenemos que Vizquel no sería le único en retirarse con al menos 2.000 imparables, Abreu (2.382), Alfonzo (2.313), Iztúris (2.126) y Ordóñez (2.315) también lo harían.

Abreu parece enfilado a tener la carrera más interesante del grupo. Además de los 351 cuadrangulares y más de 2.000 imparables, el 'Come dulce' alcanzaría los 600 dobles, las 1.500 carreras anotadas, 1.350 empujadas, 1.500 boletos, 1.650 ponches y hasta 450 bases robadas (este último número se me hace un poco elevado).

Luego de Abreu, Ordóñez es quien termina con mejores numeritos: 1.261 carreras anotadas, 1.386 empujadas y 472 dobles, además de los 357 cuadrangulares. Magglio se retiraría además como el criollo con mejor promedio de bateo, .309.

Hidalgo y Alfonzo son los únicos otros dos que terminarían con más de 1.000 carreras empujadas, con 1.089 y 1.046, respectivamente.

Este ejercicio se puede hacer también para los lanzadores. Por ejemplo, el método nos dice que Wilson Alvarez se retirará con 126 victorias, pero no durará mucho tiempo como el criollo con más juegos ganados en las Grandes Ligas, porque Freddy García (188), Johan Santana (175), Carlos Zambrano (154) y Kelvim Escobar (146) lo dejarán atrás.

Santana, que viene de liderar la Liga Americana y establecer una marca para criollos con 265 ponches, se retirará con 2.391 abanicados, superando a García (2.151) y Escobar (2.118), los únicos otros dos Venezolanos en superar los 2.000 ponches.

Ugueth Urbina será el que termine con más juegos salvados, 394, mientras que Jorge Julio será el único otro con más de 100 (325). Esto puede cambiar, ahora que Francisco Rodríguez será el taponero de los Angeles de Anaheim (las proyecciones de K-Rod no aparecen aquí por la misma razón que no están las de Cabrera y Martínez).

En resumen, este método no busca más que distraer y entretener un rato, especulando lo que sucederá en el futuro (y por esa misma razón, James llamó a su método el 'juguete favorito', porque eso es lo que es, un juguete).

* El margen de error dependerá enormemente de si el jugador se lesiona o no, si es cambiado de equipo, si cambia de liga, etc
Estadísticas cortesía de: Béisbol Report



11.12.04

Hidalgo firma con Texas

El Venezolano Richard Hidalgo firmó contrato con los Rancheros de Texas por $5 millones y una temporada. El contrato incluye además una bonificación de $500.000 si Hidalgo llega a completar las 600 apariciones al plato, y parte del pago ha sido diferido en pagos para el 2006, 2007 y 2008.

Hidalgo viene de repartir la temporada entre Houston y los Mets de New York, con quienes acumuló un promedio de .239 con 25 jonrones y 82 carreras empujadas.

Esta contratación resulta, a mi parecer, conveniente para ambos bandos. Por el lado del criollo, llega a un equipo que viene mejorando y que está lleno de jóvenes peloteros, a los que puede ayudar con su experiencia. Además, se sale de la presión que representa jugar en la ciudad de New York, y al firmar por un año, tiene la oportunidad de dar el todo por el todo para recuperar su status y conseguir un buen contrato multianual para la próxima post-temporar. De cara al equipo, Texas estaba necesitando un bate adicional, y en el Venezolano prácticamente se aseguran 30 jonrones y 85 empujadas (de mantenerse sin lesiones), que pudieran ser más si Hidalgo se destapa -- ya en el 98 demostró que es capaz de conectar 40 cuadrangulares y empujar más de 120 carreras.

El lado negativo, si es que lo hubiera, es que Hidalgo nunca ha jugado en la Liga Americana, y quizás le tome un poco adaptarse. Además, el éxito de Texas depende más de conseguir un lanzador de renombre que un bateador. Si no se mueven para mejorar su pitcheo, lo más probable es que vuelvan a quedarse en el camino, considerando que Anaheim firmó a Steve Finley, Oakland se está moviendo y ya firmó a Jason Kendall, y hasta los Marineros han estado muy activos y tienen amplia posibilidad de firmar a Carlos Delgado y a Richie Sexson, además de Carl Pavano, quien consolidaría su staff de pitcheo.

Pase lo que pase, pareciera que Hidalgo llega justo para participar en una temporada que será interesante en la División Oeste de la Liga Americana.
Estadísticas e imágenes cortesía de: Béisbol Report



10.12.04

Cooperstown: Venezolanos y el Salón de la Fama

Todo el mundo sabe que solamente Luis Aparicio ha entrado en el Salón de la Fama, pero ¿cómo le ha ido a los demás criollos en la votación?

...no muy bien.

Aparte de Aparicio, solamente David Concepción ha logrado mantenerse en la boleta durante más de un año. De hecho, el 'Rey David' lleva once elecciones logrando suficientes votos para no ser descalificado, pero sin acercarse nunca a ser electo.

Para ingresar en Cooperstown a través de la votación de los periodistas, un pelotero debe cumplir los siguientes requerimientos:
° Haber jugado durante 10 o más años
° Haber jugado en algún momento no más lejano que hace 20 años y no más cercano que hace 5
° Haberse retirado de forma definitiva como pelotero al menos 5 años antes
° En caso de muerte, si esta sucede al menos 6 meses antes de la próxima elección
° Cualquier pelotero en la lista de inelegibles no podrá ser electo (p.e. Pete Rose)
Ahora, para ser electo, un pelotero que esté dentro de la lista de elegibles debe obtener al menos el 75% de los votos de los periodistas. Como máximo, tendrá oportunidad de permanecer en la boleta durante 15 años, a menos que en cualquier elección dentro de ese período obtenga menos del 5% de los votos.

Los jugadores Venezolanos que han cumplido los requisitos para ser parte de esa boleta de votación han tenido muy poco apoyo de parte de los periodistas.

Alfonso 'Chico' Carrasquel apareció en la boleta para la elección de 1966 y obtuvo un solo voto entre 302 electores, para un bajo porcentaje de 0,33% -- quedando eliminado en su primera oportunidad

Aparicio, lógicamente, corrió con mejor suerte. Su primera oportunidad la tuvo en 1979, obteniendo 120 votos (27,78%). En 1980 logró 124 (32,31%), en 1981 48 (11,97%), en 1982 174 (41,93%), en 1983 252 (67,38%) y finalmente logró entrar a Cooperstown en 1984 al aparecer en 341 de las 403 boletas para un porcentaje de 84,62% y quedando en el primer lugar entre los elegibles de ese año.

Concepción participó por primera vez en 1994, año en el que obtuvo la menor cantidad de votos hasta la fecha. Sus votaciones han sido las siguientes: 1994 31 votos (6,81%), 1995 43 (9,35%), 1996 63 (13,40%), 1997 60 (12,68%), 1998 80 (16,91% - su elección más alta hasta ahora), 1999 59 (11,87%), 2000 67 (13,43%), 2001 74 (14,37%), 2002 56 (11,86%), 2003 55 (11,09%), y 2004 57 (11,26%). Concepción tiene aún chance de ser elegible por cuatro años más, siempre que siga apareciendo en al menos 5% de las boletas.

Los únicos otros criollos en aparecer son Jesús Marcano Trillo en 1995, César Tovar en 1982 y Víctor Davalillo en 1986, pero no obtuvieron voto alguno, por lo que fueron eliminados automáticamente.

Para la elección del 2006 aparecerá por primera vez Oswaldo Guillén y después de el tendremos que esperar hasta que Andrés Galarraga cumpla los cinco años exigidos, que debe ser para la elección del 2010 o del 2011, dependiendo de si logra jugar una temporada más.


8.12.04

¡Henry Blanco firma con los Cachorros!

En una clara demostración de que no saben lo que están haciendo, los Cachorros de Chicago firmaron ayer al catcher Venezolano Henry Blanco a un contrato de dos años por $2.7 millones.

Blanco, quien fuera titular con los Mellizos de Minnesota, debido a la lesión que sufriera Joe Mauer, rechazó una oferta del equipo por $1.8 millones

Detrás de esta contratación, según comentarios dados por Jim Hendry, gerente general del equipo, hay varias justificaciones: la primera, es que Blanco tuvo un muy bueno promedio de outs robando el año pasado (41%), algo que no es común entre los catchers modernos; en segundo lugar, el otro receptor del equipo, Michael Barrett, también está firmado por los próximos dos años, con lo que Chicago se asegura de tener cubierta esa posición por los menos por un par de temporadas. Y en tercer lugar, y quizás más importante, es que Blanco fue el catcher personal de Greg Maddux en las temporadas de 2002 y 2003 (como también lo hiciera Eduardo Pérez por muchos años).

Con la llegada de Blanco, sale del equipo el careta Paul Bako, quien bateó apenas para .203

Una comparación directa entre ambos peloteros nos dice que los Cachorros estarán mejor con la nueva adquisición, siempre y cuando Blanco mantenga su nivel de bateo -- y no porque el del Venezolano sea bueno, sino porque Bako fue sencillamente patético con un bate en el 2004:

JUGADOR  JG  TB  H 2B 3B HR CA CE BB SO BR .AVG .SLG .OBP  OPS

BLANCO 114 315 65 19 1 10 36 37 21 56 0 .206 .368 .260 .628
BAKO 49 138 28 8 0 1 13 10 15 29 0 .203 .283 .288 .571
Blanco fue superior en todas las categorías (lógicamente, porque tuvo más turnos al bate), aunque su porcentaje de embasado fue inferior al de Bako (quien tampoco lo tuvo muy alto, para ser sinceros). Lo que si está claro es que Blanco tiene mucho más poder con el madero.

En cuanto al fildeo, Blanco también fue superior, no solo por la cantidad de innings jugados, si no por los porcentajes: .991 vs. .989, y los outs robando: 41% vs. 29%

Ahora habrá que ver cuántas oportunidades tendrá el criollo para jugar este año, ahora que regresa al rol de suplente. Lo más seguro es que participe en cada partido que lance Maddux, y quizás pueda crear una relación similar con su compatriota Carlos Zambrano, pero es seguro que Dusty Baker, el mánager de los Cachorros, no pensará en mover a Barrett cuando lance Mark Prior ni Kerry Wood. En su carrera, Blanco ha promediado 89 partidos por temporada y 258 turnos al bate. Espero que este año alcance cifras similares.

Y antes de que me caigan encima, la razón por la que considero que los Cachorros andan mal de la cabeza, es que no me parece una buena decisión el haber firmado a un catcher de reserva por casi $3 millones. A menos que Chicago tenga otros planes, desconocidos por mi, no entiendo que le hayan ofrecido esa cantidad de dinero - más aún considerando que a Garciaparra lo firmaron por un año y $8 millones. Garciaparra es mucho más que seis veces más valioso para el equipo que Henry Blanco (quien ganará $1.2 millones en 2005).

Al final, hay que decir que Blanco se salió con la suya. Rechazó una oferta de $1.8 millones, por lo que mucha gente (incluyéndome) pensó que estaba loco, pero terminó obteniendo lo que quería, un contrato con la misma duración (dos años), pero muy superior (50% mejor, de hecho).

Estadísticas e imágenes cortesía de: Béisbol Report



Miguel Cairo fuera de los Yankees

Los Yankees de New York no solo decidieron contratar a Tony Womack por dos años y $4 millones, sino que además ni siquiera le ofrecerán arbitraje al Venezolano Miguel Cairo

Según los comentarios de Brian Cashman, el gerente general de los Mulos, "vamos en direcciones contrarias". Aparentemente, las exigencias de Cairo eran más que lo que el equipo Newyorkino quería pagarle (y no porque les faltara dinero).

La situación con Cairo no es excepcional dentro de la estrategia de New York, ya que el equipo no le ofreció arbitraje a John Olerud, Tony Clark, Travis Lee, Esteban Loaiza, Enrique Wilson y C.J. Nitkowski. La salida de Olerud y Clark abre las puertas para el retorno de Tino Martínez, un favorito de la fanaticada local.

Cairo viene de tener una de sus mejores temporadas. Luego de comenzar como sustituto de Enrique Wilson, se adueñó de la posición gracias a su buen trabajo. Partició en 122 partidos (la segunda cantidad más elevada de su carrera), conectando para .292 en 360 oportunidades. Al guante tuvo un año excelente, con un promedio de fildeo de .987 en 476 chances.

Esperemos ahora a ver qué puertas se le abran a este criollo. Ojalá que este no sea otro caso del 'Síndrome Henry Blanco', en el que un pelotero que tuvo una temporada buena (para sus estándares), decide pedir mucho dinero y solamente pocos equipos se vean interesados en él.

Sus numeritos del 2004:
 JG  TB  H  2B 3B HR  CA  CE  BB  SO  BR .AVG .SLG .OBP .OPS

122 360 105 17 5 6 48 42 18 49 11 .292 .417 .346 .763
Estadísticas e imágenes cortesía de: Béisbol Report



7.12.04

Cooperstown: Lista la boleta del Comité de Veteranos

Gil Hodges, el Cubano Tony Oliva y Ron Santo encabezan la lista de 25 peloteros nominados por el Comité de Veteranos para la inducción del 2005. Los nuevos miembros incluyen al relevista zurdo Sparky Lyle, al también zurdo, pero abridor, Jim Kaat y a Smokey Joe Wood, un pitcher de principios del siglo pasado.

En su primera votación bajo el nuevo esquema, hace dos años, el Comité no eligió a ningún pelotero, dado que ninguno recibió al menos 75% de los votos. Hodges fue quien más cerca llegó, al aparecer en 50 boletas, faltándole solamente aparecer en 11 más. Oliva quedó segundo entre los 26 peloteros, con 48 votos, seguido por Santo con 46, Joe Torre con 29, Maury Wills con 24 y Vada Pinson con 21. Hay que acotar que Hodges es el pelotero que más cerca ha estado de entrar en las elecciones normales, sin lograrlo nunca. En seis oportunidades obtuvo más del 50% de los votos, pero nunca consiguió acercarse al 75% necesitado, y por eso está en la lista de veteranos -- esta razón es también la que lo hace el principal candidato este año.

Los eliminados en esa elección fueron Allie Reynolds (16 votos), Ken R. Williams (8), Bob Meusel (6), Ted Kluszewski (4) y Mike G. Marshall (3).

La lista de candidatos fue seleccionada por un comité establecido por la Asociación Americana de Escritores de Béisbol (BBWAA) y aprobada por un segundo comité compuesto por 6 miembros del Salón de la Fama. Los resultados de la votación serán hechos públicos el 2 de marzo del 2005.

85 personas están en capacidad de votar, incluyendo a cada uno de los 60 miembros aún vivos de Cooperstown (¡Aparicio!), 10 periodistas (también miembros de Cooperstown) y 14 narradores. Se incluye también el único miembro del antiguo Comité cuyo término no ha concluido aún.

Según las nuevas normas, el comité vota cada dos años para elegir jugadores y cada cuatro para seleccionar a un grupo que incluye managers, ejecutivos y umpires.


6.12.04

Cooperstown: El monitor del Salón de la Fama

Si bien al hablarles de Los estándares del Salón de la Fama, les comentaba que un pelotero no puede ser electo a Cooperstown solo por haber alcanzado logros particulares en una sola temporada, no podemos restarle valor a dichas hazañas. Si un bateador conectó 40 ó 50 jonrones, algo debe valer, ¿no es cierto? Si un pitcher ganó 20 juegos, si un pelotero anotó 100 carreras. Pero, ¿cómo medirlo? Es aquí donde entra otro método, el llamado Monitor del Salón de la Fama.

Al igual que con la medida anterior, este método no indica, por si solo, si un pelotero debe estar o no en el Salón de la Fama, pero ayuda a compararlo con gente que ya esté adentro, o con gente que nunca entrará. La forma de obtener esta medida es parecida al método anterior -- se usa una lista de preguntas, y dependiendo de lo que se responda afirmativamente, se van acumulando puntos.

Para un bateador, la lista de preguntas es la siguiente:
1- Promedio de bateo: por cada temporada (100 o más juegos) con promedio superior o igual a .300, sume 2,5 puntos, si bateó .350 o más, 5 puntos, .400 o más, 15 puntos (nunca se debe doble contar, es decir, si bateó para .400, solo se le dan los 15 puntos)
2- Hits: por cada temporada de 200 hits o más, sume 5 puntos
3- Carreras anotadas: por cada temporada de 100 o más, sume 3 puntos
4- Carreras empujadas: por cada temporada de 100 o más, sume 3 puntos
5- Jonrones: por cada temporada con 30 o más jonrones, sume 2 puntos, 4 puntos para cada temporada de 40 jonrones, y 10 puntos para cada temporada de 50 jonrones
6- Dobles: por cada temporada con 35 o más dobles, sume 1 punto, si bateó 45 o más, sume 2 puntos
7- Premiaciones: si ganó el Más Valioso, sume 8 puntos por cada premio, si participó en el Juego de Estrellas, sume 3 puntos por el número de veces, si ganó el guante de oro y era catcher, shorstop o segunda base, sume 2 puntos (1 punto si lo ganó en cualquier otra posición), y si ganó el Novato del Año, sume 1 punto
8- Campeón de División: si jugó con un equipo que ganó su División, sume 2 puntos si era el shorstop o catchet titular, 1 punto si era el tercera base, segunda base o centerfield
9- Campeón de Liga: si jugó con un equipo que ganó su Liga, sume 5 puntos si era el shortstop o catcher titular, 3 puntos si era el segunda base o centerfield, 1 punto si era el tercera base
10- Campeón Mundial: si jugó con un equipo que ganó la Serie Mundial, sume 6 puntos si era el shortstop o catcher titular, 5 puntos si era el segunda base o centerfield, 3 puntos si era el tercera base, 2 puntos si era el leftfield o rightfield, 1 punto si era el primera base
11- Lideratos ofensivos: si quedó líder en su liga en alguna de las siguientes categorías, sume los puntos correspondientes: promedio de bateo (6 puntos), jonrones (4 puntos), carreras empujadas (4), carreras anotadas (3), hits o bases robadas (2), dobles o triples (1)
12- Marcas de por vida - hits: si tiene 3.500 hits, sume 50 puntos, si son 3.000, sume 40 puntos, 15 puntos para 2.500 hits, y 4 puntos para 2.000 hits
13- Marcas de por vida - jonrones: si tiene 600 jonrones, sume 30 puntos, si tiene 500, sume 20 puntos, 10 puntos para 400 jonrones y 3 puntos para 300 jonrones
14- Marcas de por vida - promedio de bateo: si su promedio de bateo es de .330 o más, sume 24 puntos, si es de .315 sume 16 puntos, y si es de .300, sume 8 puntos
15- Fildeo de por vida - catchers: si jugó al menos 1.800 partidos en esa posición, sume 60 puntos, si son 1.600, sume 45 puntos, 30 puntos para 1.400 y 15 puntos para 1.200
16- Fildeo de por vida - shortstop o segunda base: si jugó al menos 2.100 partidos en una de las dos posiciones, sume 30 puntos, si son 1.800 partidos, sume 15 puntos
17- Fildeo de por vida - tercera base: si jugó al menos 2.000 partidos en tercera base, sume 15 puntos
18- Fildeo de por vida - infielder: si jugó 2.500 partidos entre shorstop, segunda base y tercera base (la suma de las tres posiciones), sume (adicionalmente a los puntos anteriores) 15 puntos
19- Puntaje adicional: si su promedio de bateo es de al menos .275 y jugó más de 1.500 partidos en segunda base, shortstop o catcher, sume 15 puntos.

Complicado, ¿no? Pero si se tienen a mano los numeritos del pelotero a analizar, la cuenta es fácil de sacar. Un jugador que obtenga una calificación por encima de 100 se puede decir que tiene un 'alto chance' de entrar a Cooperstown, y si llegará a obtener 130 puntos o más, será casi seguro que entre.

Probemos este método con Andrés Galarraga (ya que lo hicimos con el método anterior):
1- Promedio de bateo: nunca bateó .400, una vez (1994) bateó para más de .350 (5 puntos), y otras ocho veces bateó para al menos .300 (20 puntos - suma 25)
2- Hits: nunca conectó 200 hits en una temporada (su tope fue de 191)
3- Carreras anotadas: anotó 100 o más en tres oportunidades (9 puntos - suma 34)
4- Carreras empujadas: empujó 100 o más en cuatro oportunidades (12 puntos - suma 46)
5- Jonrones: nunca conectó 50 en un año, pero en tres oportunidades conectó más de 40 (son 12 puntos), y en otra conectó más de 30 (2 puntos) (14 puntos - suma 60)
6- Dobles: nunca conectó 45 en un año, pero en dos oportunidades superó los 35 (2 puntos - suma 62)
7- Premiaciones: nunca fue el Más Valioso, cinco veces jugó en el clásico de las estrellas (15 puntos), y en dos ocasiones fue Guante de Oro como primera base (2 puntos) (17 puntos - suma 79)
8- Campeón de División: en cincon oportunidades, Galarraga jugó con un equipo campeón de su división (5 puntos - suma 84)
9- Campeón de Liga: Galarraga nunca jugó en Serie Mundial
10- Campeón Mundial: Galarraga nunca jugó en Serie Mundial
11- Lideratos ofensivos: promedio de bateo - 1 vez (6 puntos), jonrones - 1 vez (4 puntos), empujadas - 2 veces (8 puntos), hits - 1 vez (2 puntos), dobles - 1 vez (1 punto) (21 puntos - suma 105)
12- Marcas de por vida - hits: tiene 2.333 hits (4 puntos - suma 109)
13- Marcas de por vida - jonrones: tiene 399 (3 puntos - suma 112)
14- Marcas de por vida - promedio de bateo: apenas tiene .288
15, 16, 17, 18 y 19: no aplican, porque jugó casi siempre como primera base.

En total, el Gato acumula 112 puntos, lo que indica que aunque no es un Hall of Famer 'de calle', pudiera tener chance de entrar.

Veamos ahora la lista para lanzadores:
1- Victorias: por cada temporada de 30 o más victorias, sume 15 puntos, de 25 victorias, sume 10 puntos, de 23 victorias, sume 8 puntos, de 20 victorias, sume 6 puntos, de 18 victorias sume 4 puntos, y de 15 victorias sume 2 puntos
2- Ponches: por cada temporada de 300 o más ponches, sume 6 puntos, 250 o más, sume 3 puntos, 200 o más, sume 2 puntos
3- Porcentaje de victorias: por cada temporada con porcentaje mayor a .700 y 14 o más victorias, sume 2 puntos
4- Efectividad: por cada temporada con efectividad por debajo de 2.00 (en 50 partidos o 150 innings), sume 4 puntos, sume 1 punto por cada temporada por debajo de 3.00
5- Salvados: por cada temporada con 40 o más salvados, sume 4 puntos, sume 2 puntos por cada temporada de 30 o más salvados y 1 punto por cada temporada de 20 o más
6- No hit, no run: sume 1 punto por cada juego sin hit ni carrera
7- Lideratos de pitcheo: sume 2 puntos por cada temporada en la que fue líder en efectividad. Si fue líder en juegos lanzados, victorias, innings, porcentaje de victorias, ponches, salvados o blanqueos, sume 1 punto (por cada uno). Si fue líder en juegos completos, sume medio punto
8- Marcas de por vida - victorias: si tiene 300 o más victorias, sume 35 puntos, 25 puntos si tiene 275 victorias, 20 puntos si tiene 250, 15 si tiene 225, 10 si tiene 200, 8 si tiene 175 y 5 si tiene 150
9- Marcas de por vida - porcentaje de victorias: si tiene al menos .625 (con 200 o más decisiones), 5 puntos si tiene .600, 3 puntos si tiene .575 y 1 punto si tiene .550
10- Marcas de por vida - efectividad: sume 10 puntos si tiene efectividad por debajo de 3.00
11- Marcas de por vida - salvados: sume 20 puntos si tiene al menos 300 salvados, 10 puntos si tiene 200 salvados
12- Marcas de por vida - juegos lanzados: sume 30 puntos si ha lanzado en al menos 1.000 juegos, 20 si son 850, y 10 si son 700
13- Marcas de por vida - ponches: sume 20 puntos si tiene 4.000 ponches, 10 puntos si tiene 3.000
14- Series Mundiales: sume 2 puntos por cada partido abierto en Serie Mundial, 1 punto por cada partido en relevo y 2 puntos por cada victoria
15- Playoffs: sume 1 punto por cada victoria en playoffs
16- Premiaciones: si ganó el Más Valioso, sume 8 puntos por cada premio, si participó en el Juego de Estrellas, sume 3 puntos por el número de veces, si ganó el guante de oro, sume 1 punto, si ganó el Novato del Año, sume 1 punto, y si ganó el Cy Young, sume 5 puntos

Hagamos el ejercicio, pero esta vez utilizando a Johan Santana:
1- Victorias: tiene una temporada de 20 ganados (6 puntos)
2- Ponches: tiene una temporada de 265 ponches (3 puntos - suma 9)
3- Porcentaje de victorias: tiene una temporada de .769 (20-6) (2 puntos - suma 11)
4- Efectividad: tiene una temporada con 2.60 (1 punto - suma 10)
5- Salvados: nada
6- No hit, no run: nada
7- Lideratos de pitcheo: tiene 3 puntos (efectividad y ponches) (suma 14)
8, 9, 10, 11, 12 y 13: todavía no tiene nada
14- Series Mundiales: todavía no ha ido
15- Playoffs: las de Series de División no cuentan
16- Premiaciones: ganó el Cy Young de 2004, son 5 puntos (suma 19)

19 puntos para Santana. No es mucho, pero considerando que apenas tiene 25 años y que viene de su primera temporada como abridor titular, podemos decir que va por buen camino (habrá que repetir el ejercicio dentro de unos diez años).

Como ven, este método, si bien no tan sencillo como el de los estándares, no tiene mayor dificultad para ser calculado.

Si quieres saber cómo están rankeados los Venezolanos con este método:
140.5 - Luis Aparicio
112.0 - Andrés Galarraga
106.5 - David Concepción
104.5 - Omar Vizquel
66.5 - Magglio Ordóñez
65.0 - Bob Abreu
Y entre los lanzadores:
22.0 - Freddy García
19.0 - Johan Santana
9.0 - Wilson Alvarez
Si quieres ver la lista con todos los métodos, haz click aquí

Estadísticas cortesía de: Béisbol Report



5.12.04

Récords de Venezolanos: Hits Permitidos

Más hits permitidos en una temporada:
255 - Carlos Silva 2004
250 - Luis Leal 1982
246 - Carlos Silva 2006
228 - Freddy García 2006
227 - Freddy García 2002
225 - Freddy García 2005
221 - Luis Leal 1984
216 - Luis Leal 1983
216 - Wilson Alvarez 1996
213 - Gustavo Chacín 2005
Más hits permitidos de por vida (al cierre de 2006):
1.624 - Wilson Alvarez
1.584 - Freddy García (Activo)
1.275 - Kelvim Escobar (Activo)
1.250 - Omar Daal
968 - Luis Leal
893 - Carlos Silva (Activo)
887 - Alejandro 'Patón' Carrasquel
885 - Johan Santana (Activo)
799 - Carlos Zambrano (Activo)
769 - Antonio Armas jr. (Activo)
656 - Felipe Lira
637 - Víctor Zambrano (Activo)
588 - Geremis González (Activo)
555 - Tony Castillo
539 - Ugueth Urbina (Activo)
Y entre los demás activos tenemos:
487 - Giovanni Carrara
352 - Jorge Julio
316 - Juan Rincón
311 - Gustavo Chacín
275 - Wilfredo Ledezma
256 - Félix Hernández
201 - Francisco Rodríguez
Si quieres ver los demás Récords de Venezolanos, revisa la lista completa.

Si ves algún error o alguna inconsistencia, escríbeme aquí


2.12.04

Bye-bye-Blanco

"Escoger a un catcher suplente nunca parece ser una decisión importante. La diferencia entre un suplente malo y uno grandioso sencillamente no es tan grande, y el hecho de que su tiempo de juego es limitado, hace que la brecha se reduzca aún más. Esto es, por supuesto, a menos que el titular del equipo sea un receptor novato tildado de prospectazo, de quien se espera pase los próximos 15 años detrás del plato y que se lesiona seriamente la rodilla en apenas el segundo juego de su carrera. Cuando esto ocurre -- como le pasó a los Mellizos y a Joe Mauer este año -- lo que repentinamente le queda a uno es un catcher suplente muy importante para el equipo.

Los Mellizos firmaron a Henry Blanco la temporada pasada porque querían a un suplente veterano que saliera económico, que fuera sólido defensivamente y que pudiera ayudar a tutorear y ser el mentor de Mauer en su primer año en las Grandes Ligas. Súbitamente, Blanco se convirtió en un titular a precio de suplente ($750.000), apareciendo en 114 juegos y totalizando 353 turnos al bate. Sin embargo, y a pesar de lo que muchos fanáticos de los Mellizos creen misteriosamente, Blanco no tuvo una buena temporada. Fue excelente a la defensiva y su durabilidad fue muy valiosa, pero fue uno de los peores jugadores de la Liga Americana en lo que a la ofensiva se refiere, bateando un patético .206/.260/.368. De hecho, Blanco quedó en último lugar entre los receptores de la Americana según el método de los Wins Shares Above Average (hago un paréntesis para explicar brevemente este método. Los Win Shares, ideados por Bill James, permiten darle un 'precio' o un 'valor' al desempeño de un jugador, y de alguna manera equivalen a su participación (su 'share') en las victorias del equipo. Cuando se les mide Above Average, o por encima del promedio, lo que se está haciendo es comparando al pelotero con los demás de su misma posición -- todo esto quiere decir que Blanco, comparado con los demás catchers de la liga, fue el peor según este método).

Minnesota, el mismo equipo que le acaba de dar a Juan Castro $2 millones por dos temporadas, habían tomado la opción del contrato de Blanco por $750.000 para el 2005 sin pensarlo dos veces, colocándolo nuevamente en el rol del suplente de Mauer. En una movida sorpresiva, Blanco aprovechó una cláusula de su contrato que le permitía salirse de ese acuerdo y optar por la agencia libre.

El equipo, más leal a un jugador con promedio de .206 que lo que mucha gente sería, reaccionó ofreciéndole a Blanco un contrato de dos años por $1,8 millones. En lo que tiene que ser una de las decisiones más extrañas de esta post-temporada, Blanco, un bateador vitalicio de .216/.288/.356, que ha jugado para cinco equipos diferentes en siete temporadas, rechazó la oferta. Terry Ryan, el gerente general de Minnesota, decidió que ya había hecho demasiado y se buscó otra opción para el rol de suplente, contratando al ex-Marlin Mike Redmond al mismo acuerdo que le habían ofrecido al Venezolano.

(...)

Al final, los Mellizos le dijeron adiós a Blanco -- quien comenzaba a actuar como si fuera Carlos Beltrán -- y encontraron a Redmond, quien es un jugador superior. Y todo por el mismo precio. Redmond batea como el típico catcher suplente, es decir, es un pobre bateador, pero que recuerda a Mike Piazza si se le compara con Blanco. Redmond bateó .256/.315/.341 con los Marlins en 2004, lo que representa un 9% por encima del Venezolano.
La siguiente tabla compara a los dos peloteros en las últimas tres temporadas:

           TB  AVG  OBP  SLG  OPS

Redmond 704 .273 .336 .354 .690
Blanco 768 .204 .261 .336 .597
Redmond tiene 34% más de probabilidad de conectar de hit que Blanco, y 29% más de embasarse, y su producción ofensiva ha sido cerca de 19% mejor, lo que representa una diferencia importante. Si todo va según el plan de los Mellizos en el 2005, Mauer jugará 100 partidos y recibirá cerca de 900 innings, y Redmond tendrá unas 200 apariciones al bate. Si llegara a duplicar su producción del 2002-04 en esos 200 turnos, le creará a los Mellizos unas 20 carreras, comparadas con las 15 que hubiera creado Blanco.

Por otro lado, Redmond no está ni cerca del nivel defensivo de Blanco, particularmente en lo que al brazo se refiere. Aunque Redmond tiene una buena reputación de ser un buen manejador de lanzadores y de cantar un buen juego, sus números de outs robando han sido pobres en los últimos años, especialmente si se los compara con los de Blanco. Redmond sacó al 21.5% de los corredores en 2004 (21 de 65), mientras que el Venezolano reventó a un impresionante 49.2% (30 de 61) (otro paréntesis, cuando un receptor tiene un promedio cercano a 50%, se le puede considerar como excelente).

Esto son sus números en los últimos tres años:
         BR   OR    OR%

Redmond 119 48 28.7
Blanco 101 62 38.0
Cuando se mira este lapso de tres años, la brecha no es tan grande, aunque el 38.0% de Blanco es impresionante. Pero el promedio de Redmond también es respetable. Otro elemento que se desprende de la calidad del brazo de Blanco es que los equipos contrarios intentan robar menos cuando él está de catcher. Redmond recibió un intento de robo por cada 8.8 innings que jugó (promedio de los últimos tres años), mientras que los contrarios de Blanco solo intentaron estafar una vez cada 11.4 entradas. A pesar de las diferencias que puedan haber entre las situaciones de ambos receptores (diferentes ligas, los lanzadores a quienes recibieron, etc), la diferencia sigue siendo importante.

Aunque sea relativamente obvio que Redmond es superior ofensivamente, es más difícil hacer la comparación defensiva de forma cuantificable. A pesar de que está claro que Blanco es el mejor guante (y brazo), no es sencillo cuantificar esa diferencia, pero se puede presumir que las 5 carreras adicionales producidas por Redmond se balancean con otras 5 carreras que Blanco le puede ahorrar al equipo.

(...)

Si se considera que Blanco es superior cantando el juego, manejando al staff de pitchers y otros intangibles de la labor de un receptor, entonces Blanco es prácticamente igual de valioso que Redmond. Todo esto sirve para decir que en la mayoría de los casos, la decisión de escoger a un receptor suplente termina dependiendo de lo que el equipo vea como más adecuado para su situación. Algunos jugadores -- como Redmond -- puedan dar valor ofensivo. Otros -- como Blanco -- pueden dar valor defensivo. Cuando se suman todas las cosas, pareciera indicarse que la diferencia es mínima, y en consecuencia, el impacto de la decisión (para Minnesota) entre los dos receptores, también será mínimo."

Este artículo resume mi opinión sobre Blanco (claro, con un análisis mucho más estudiado que el que yo hubiera podido hacer por mi cuenta), y que básicamente es que es un receptor que batea terriblemente mal, que fildea bastante bien, y que cuyo mayor activo es la confianza que genera en el cuerpo de lanzadores del equipo -- algo que es intangible e incuantificable, pero que indudablemente está allí.

Blanco tiene status de super-estrella en la pelota local, y no son solamente los aficionados los que se 'comen' ese cuento. Pareciera que los equipos contrarios también sienten que el Caracas es mejor equipo cuando el careta entra en acción.

Me parece que Henry Blanco es uno de los casos de estudio más interesantes que hay entre nuestros peloteros: un pelotero malísimo, que resulta ser que es buenísimo...

Traducido de este artículo en The Hardball Times

(para que vean que no soy el único que duda sobre la decisión de
Henry Blanco de no aceptar la oferta de los Mellizos de Minnesota)

Estadísticas e imágenes cortesía de: Béisbol Report